Muerte de “Kawasaki”: el testimonio clave

Personal policial, peritos forenses y vecinos del barrio Ranqueles de General Pico declararon este martes en la segunda jornada del juicio oral y público que se sigue en los tribunales piquenses contra Roberto Palmero, por el homicidio de Diego “Kawasaki” Guardia, cometido en febrero de 2015.

Clave.
El testimonio más contundente de la jornada fue sin dudas el de Ángel Núñez, quien es el ex suegro del acusado. El testigo vive frente al lugar donde se inició el incidente, y esa noche estaba en la vereda y presenció gran parte de la secuencia del homicidio.

Armado.
Núñez dijo que estaba en la puerta de su casa, ubicada sobre la calle 33 y 36, cuando vio pasar la moto que manejaba Federico Alvear y en la que viajaba Guardia como acompañante. Pocos metros atrás vio como arrancaba otra moto y comenzaba a perseguir a la primera. Además el testigo narró que frente a la Posta Sanitaria del barrio Ranqueles, escuchó la primera detonación y aseguró haber visto que el conductor de la segunda moto empuñaba un arma de fuego. Además explicó que después Guardia se “descolgó” de la moto y que poco después escuchó otro disparo. “En la 38 y la 33 se descuelga Guardia y sale corriendo por la vereda hacia la 35. Después que se pierde detrás de los pinos se escucha otra detonación”, dijo.

“Fue Palmero”.
Uno de los momentos más importantes de su declaración, fue cuando aseguró que el conductor de la moto que efectuó los disparos, había sido Palmero. El testigo dijo que no le pudo ver la cara al agresor porque usaba casco pero señaló que le reconoció la voz cuando pasó ante un grupo de jóvenes, entre los que estaba el hijo de Núñez, y los amenazó: “Yo reconozco que es Palmero porque pasa la moto y les dice a ustedes les va a pasar lo mismo”.