Murió Elías Morales, el padre de María Soledad, la joven asesinada en 1990

Elías Morales, de 71 años y padre de María Soledad, murió esta tarde en el sanatorio La Comunidad, de la capital catamarqueña, donde estaba internado tras sufrir el jueves último un segundo accidente cerebrovascular (ACV) en dos años.
Los restos de Morales serán velados desde esta noche en una sala funeraria de la localidad de San Isidro, departamento Valle Viejo, donde vive su familia.
Morales y su esposa, Ada Rizzardo, iniciaron en el país las “marchas de silencio” tras el asesinato de su hija de 17 años, el 8 de septiembre de 1990, que llevaron a la renuncia del entonces gobernador, Ramón Saadi, y a la intervención de Catamarca decidida por el gobierno de Carlos Menem.
El año pasado, cuando se cumplieron 25 años de la muerte de María Soledad, sus padres, familiares, amigos y ex compañeras la recordaron con un acto en el Colegio del Carmen y San José, al que asistía, y también estuvo la hermana Martha Pelloni, que fue directora de la escuela.
“La muerte de María Soledad nos dejó un regalo muy grande porque las marchas hoy son un sí­mbolo en el país y un recurso del pueblo argentino, que aprendió a salir a la calle a reclamar por justicia”, afirmó Pelloni durante el acto, en el que también colocaron una placa recordatoria.
La madre de la adolescente, que participó de las marchas #NiUnaMenos contra la violencia de género y el femicidio, dijo que “a medida que pasa el tiempo, las heridas van cerrando”, pero a ellos no.

“Heridas abiertas”.
“Las heridas siguen abiertas y personalmente, después de todo lo vivido, creo que a ninguna madre le cierra una herida como esta y donde mi familia ha quedado marcada para siempre”, afirmó y contó que hoy sus nietos le preguntan qué fue lo que pasó con su tía, que hoy tendría 42 años, pero de acuerdo a las edades de cada uno, les va contando de a poco.
El crimen de María Soledad se descubrió el 10 de septiembre de 1990, cuando trabajadores viales hallaron su cuerpo mutilado y semiescondido en inmediaciones de la cancha de fútbol de Parque Daza, en la zona este de la capital. Los informes médicos indicaron que habí­a sido violada y asesinada 48 horas antes, entre la noche del 7 y la madrugada del 8 de septiembre.

Juicio.
Siete jueces investigaron el caso y entre sospechas de encubrimiento y de protección política, la causa fue elevada a juicio oral.
En 1996, el tribunal compuesto por los jueces Alejandro Ortiz Iramaín, Juan Carlos Sampayo y Alejandra Martínez Azar dio inicio al debate oral que tuvo a Guillermo Luque -hijo del diputado nacional por el peronismo, Ángel Luque- y a Luis Raúl Tula, acusados por el crimen con diferentes grados de participación.
Sin embargo, este juicio debió suspenderse ante escenas de fraude que fueron captadas por las cámaras de televisión que en ese momento transmití­an en directo el debate.
Otro tribunal compuesto por los jueces Santiago Olmedo de Arzuaga, Jorge Álvarez Morales y Edgardo Álvarez retomó el debate al año siguiente y el 27 de febrero de 1998 Luque fue condenado a 21 años de prisión y Tula a 9, por “violación seguida de muerte agravada por el uso de estupefacientes”.
Tula, que ahora tiene 54 años, cumplió toda la condena, mientras que Luque, actualmente de 4, pasó en prisión 14 años y al cumplir dos tercios de la pena obtuvo la libertad condicional por buen comportamiento durante la detención. (Télam)