Murió la diputada británica baleada

La diputada laborista británica, Jo Cox, murió a causa de las heridas recibidas en el ataque a tiros que sufrió en el norte de Inglaterra, informó la Policía. Según agregaron las fuentes policiales, un hombre de 52 años fue detenido en los alrededores del lugar en relación con el episodio policial. Asimismo, un testigo citado por la agencia local PA contó que la mujer, de 41 años y madre de dos hijos, quedó tendida en la calle tras el incidente con un arma de fuego y un cuchillo.
El ex alcalde de Londres Boris Johnson, una de las caras más visibles de la campaña por el “Brexit”, mostró su consternación por las “absolutamente horribles noticias” sobre el ataque a Cox y se solidarizó con sus allegados. Además de confirmar el ataque anunció la suspensión de “toda nuestra campaña”. También informaron que otro hombre de entre unos 40 ó 50 años fue apuñalado y herido.
Según varios testigos, el atacante gritó antes del incidente “Britain first” (“Primero Gran Bretaña”), una consigna relacionada con un grupo homónimo que propone limitar la inmigración en las islas británicas, aunque las autoridades todavía no divulgaron más detalles sobre la naturaleza del ataque.
La policía también está investigando un testimonio según el cual el sospechoso gritó “Primero Gran Bretaña”, mientras se lanzaba al ataque. Así lo confirmó el testigo identificado con Graeme Howard, de 38 años, que vive en las inmediaciones de la calle Bond, y quien dijo haber escuchado el grito del atacante “Primero Gran Bretaña” antes de los disparos y durante la detención. Desde el sitio web activista de la organización Britain First rápidamente salieron a aclarar que no están involucrados y que “nunca alentarían comportamientos de este tipo”. Este movimiento “leal a la reina y al país”, como se definen, pertenece a la ultraderecha nacionalista que cree que Reino Unido “está dominado por una minoría izquierdista” y son acérrimos opositores a la inmigración porque consideran que su país está “superpoblado”.

Testigo.
Un testigo, identificado como Clarke Rothwell, escuchó un “ruido de chasquido que sonó como una explosión del globo, un fuerte globo”, dijo a la cadena BBC. “Cuando me di vuelta, vi parado a un hombre de unos 50 años, con una gorra de beisbol blanca y una campera que sostenía un arma, un arma de aspecto antiguo. Le disparó a esta mujer una vez y luego otra, se cayó al suelo, se inclinó sobre ella y le volvió a disparar otra vez en la cara. Alguien lo quiso sujetar, forcejeó con él hasta que sacó un cuchillo, parecía un cuchillo de caza, y la atacó con el cuchillo media docena de veces. La gente estaba gritando y salía corriendo de esa zona”.
Otro testigo presencial, llamado Hithem Ben Abdallah, que justo estaba sentado tomando un café narró a los medios cómo un hombre estaba “tratando de controlar” a otro, que llevaba “una gorra blanca de béisbol” y que “de pronto sacó una pistola de su bolsa”.
Dijo que después de que un transeúnte intervino, el atacante extrajo un arma, dio un paso atrás y le disparó dos veces.
Tras un breve forcejeo entre ambos, el primer hombre se retiró y la diputada se vio involucrada en el incidente, que duró entre 15 y 20 minutos, según Abdallah. “Había un tipo muy valiente y otro con una gorra de beisbol blanca, al que estaba intentando controlar, el segundo de repente sacó un arma de su bolso”. Después de un breve forcejeo, “el hombre dio un paso atrás y la diputada se involucró”, contó Abdallah, que indicó que el arma parecía “estar hecha a mano”.

Diputada.
El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, se mostró “profundamente conmocionado” por la noticia del ataque y señaló que los pensamientos de todos los miembros de la formación están con Cox y su familia.
El ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, Charlie Flanagan, dijo que estaba “horrorizado por el ataque a Cox” y sostuvo que el hecho de que haya sido atacada de esta manera “estando en sus funciones es profundamente chocante”.
En tanto, ambos bandos de la campaña del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE) anunciaron la suspensión de todos sus actos durante la jornada, tras el ataque con un arma de fuego a una diputada laborista.
La diputada, madre de dos hijos, está casada con Brendan Cox, un antiguo ejecutivo de la organización Save the Children y asesor de Gordon Brown, ex primer ministro. (Télam)

Compartir