Murió Nini Flores

El acordeonista, bandoneonista y compositor, quien falleció en su vivienda de la capital correntina a los 50 años, deja al mismo tiempo, una temprana y dolorosa ausencia pero señales de un camino posible para que el género pueda desplegarse.
Nini nació el 26 de marzo de 1966 en Corrientes, cinco años después que su hermano Rudi, guitarrista con el que desde 1984 construyó un delicioso dúo instrumental con el que registró ocho álbumes combinando músicas propias y certeras versiones. A ese repertorio, Nini le aportó composiciones solistas como “Refugio de soñadores”, “Corrientes norte”, “Noches de San Antonio”, “Añorando” y “Un vals en París”. Ambos inspirados músicos tuvieron una cuna musical excepcional ya que el padre de ambos, Avelino Flores, fue un destacado bandoneonista y autor que acompañó a sus hijos en una gira europea en 1994 que determinó que Rudi y Nini se radicaran en Holanda.

Escena.
Tanto en Europa como en la Argentina, los Flores mostraron que la música del Litoral era un territorio mucho más rico y amplio que el que la propia escena folclórica local le asignaba. Desde esas márgenes al que el chamamé parecía condenado, Nini y Rudi, al igual que Raúl Barboza o Chango Spasiuk, por citar solamente a algunos, regalaron maravillosas pruebas de su capacidad estética tanto desde la tradición como desde posibles fusiones con otros géneros.