Músicos callejeros: un instrumento, una gorra y un sueño

La insuficiente disponibilidad de lugares donde tocar y mostrarse al público lleva a muchos músicos a elegir locaciones menos convencionales para acercarse a la gente. Es frente a esta situación que las esquinas, las estaciones y los vagones de los subterráneos proveen una alternativa para poder trabajar y conseguir contactos.
Brian Tolenti nació en Posadas, provincia de Misiones, y en la búsqueda de posibilidades laborales se mudó a la Capital Federal donde, luego de un tiempo de trabajar en supermercados, decidió dedicarse a hacer lo que más disfruta: tocar la guitarra, cantar y llegar a la mayor cantidad de gente posible. Con Gustavo Cerati como principal referente, Tolenti toca en el subte Línea D y afirma convencido que “toda la gente tiene sueños y son los prejuicios y el ‘qué dirán’ los que los frenan en el camino” .

El guitarrista virtuoso.
Danián Salazar nació y fue criado en una familia de pocos recursos, pero esto no le impidió fabricarse su primera guitarra con una raqueta de tenis y usarla hasta que a los 12 años, luego de trabajar con su abuela en una panadería, le llegó “la primera criolla”. Desde los 16 años que está en la calle mostrando un indiscutible virtuosismo. Todos los viernes los peatones lo encuentran sentado en la misma esquina de Perón y Florida entre baladas, rock and roll y heavy metal.
En 2012, en lo que Salazar describe como “una experiencia muy impactante”, Roger Waters lo invitó, durante su visita a la Argentina, a participar de la grabación del video clip “The Child Will Fly”, en el que también intervinieron Gustavo Cerati, Eric Clapton y Shakira.
El Trio Furbo Tango, conformado por una guitarra, un contrabajo y un bandoneón, se formó hace apenas un año y apostó a las barrios, en lugar de los sitios más turísticos de la ciudad, como un escenario ideal para “acercarle el tango a la gente común”, afirmó Pablo Acuña, a cargo del fuelle. (Télam)

Compartir