Nacho Pedemonte: El creativo pampeano que aprendió de los paisanos

“El talento no es más que las ganas de explorar y de comunicar”. Así, de esta manera, Nacho Pedemonte, creativo publicitario, oriundo de Santa Rosa, define la noción de concretar productos a partir de ideas, sensaciones y experiencias.
Nacho, hijo de un reconocido médico de esta ciudad, tiene una permanente motivación. Le sobra. Se nota a la hora de hablar. Y, esas ganas, se materializó, en su carrera, en una variedad de productos publicitarios, de importantes empresas nacionales, que vieron la luz para que sean conocidos por todos.

Para que La Pampa avance.
Pero. Por qué entrevistar a Nacho Pedemonte. En principio porque es un pampeano que hace cosas. En segundo porque este viernes visitará Santa Rosa donde encabezará una charla, en la Fundación Pensar a las 19:30 (avenida Luro 145) con un objetivo claro. Dar tips para que La Pampa avance.
“Soy pampeano, estoy hecho de eso, y quiero aportar, al menos desde lo publicitario, para que la provincia crezca”, dice Nacho, casado con una porteña, desde el 2005, con dos hijos y residente en el barrio de Colegiales.
Aclara que no “convive” con agrupaciones políticas sino que la idea es clara desde el principio: “ayudar a La Pampa”.
Nacho fue un chico y un joven que siempre se mantuvo activo en la capital pampeana y hasta fue reconocido por hacer radio y eventos en boliches.
En los 90 decidió mudarse a Capital Federal donde estudió, en la Fundación de Altos Estudios de Ciencias Comerciales, la carrera de creativo publicitario.
Se recibió y, según recuerda, comenzó a trabajar como “cadete” del área creativa en una agencia de la ciudad capital. “Después me fui moviendo por diferentes agencias: pasé por lugares grandes, de los más importantes de acá, pero en el 2005 me abrí y empecé a trabajar solo”, sostuvo.
Gracias a las nuevas tecnologías, a los avances, y a las facilidades de los teléfonos celulares, Nacho se convirtió en Freelance: es decir a trabajar solo, por su cuenta.

Contratado.
Las firmas comenzaron a llamarlo y a contratarlo para diversas labores. Una de ellas fue la empresa Tholem, de quesos, para que Nacho efectúe uno de sus comerciales más conocidos. “La publicidad del queso Tholem la hice solo, en mi casa, aunque uno después contrata gente que ayude”, dice Nacho al confirmar que, a partir de esta experiencia comenzó a trabajar solo y a ofrecerle sus productos a los clientes.

“Empezó a funcionarme el tema de atender clientes con trabajos grandes: con formatos reducidos pero con el mismo resultado de las agencias grandes”, sostiene al informar que “todo se publica y todo se conoce en el mundo del márketing”.
Pedemonte amplía que las empresas llegaban con un producto y les fue presentando ideas. “Buscás productoras para filmar y hacés el trabajo”, dice.
Nacho encabezó trabajos realmente interesantes e importantes. Uno de ellos fue un famoso comercial del Banco Galicia donde se puede observar un diálogo entre Marcelo Tinelli y Carlos Bianchi y cuya idea radica en que ambos cambien un día su rol. Su nombre es “Vida cruzadas”.

“El argentino es un gran creativo, a nivel mundial: tenemos una sociedad muy irónica y mezclado con el nivel de educación recibido hace que la gente sea más receptiva del doble mensaje, o del sarcasmo por ejemplo, todo eso lo viví primero en La Pampa, en el campo, con mis amigos”, recuerda.
El creativo rememora que hace más de 20 años dejó su tierra natal a la que siempre vuelve en momentos. “Yo estoy hecho de La Pampa, siempre me quedo sorprendido con su gente y es por eso que quiero dar mi grano de arena”, reflexiona.

-La charla es una forma de estar en tu lugar?

-Quiero explicar por qué La Pampa no está en la cabeza de la gente cuando se va de vacaciones o porqué no somos una marca que funcione o una opción. Yo estoy hecho de ello y quiero aportar para que todo mejore.

Nacho, tiene una cualidad y es la de crear a partir de la nada. Hoy tiene su página de internet http://www.nachopedemonte.com.ar y su canal propio en Youtube donde se pueden ver todos sus trabajos. No lo dejen pasar.

Compartir