“Necesito ayuda para sacarlos de allí”

HANNEN NASSER QUIERE TRAER A ARGENTINA A SUS DOS HERMANOS QUE QUEDARON EN SIRIA

La primera refugiada siria en llegar a La Pampa fue agasajada con un almuerzo en la sede de la Asociación Arabe de La Pampa, en esta ciudad. En rueda de prensa, se mostró angustiada y triste por su país y entusiasmada con el inicio de una nueva vida en Argentina.
Asado y empanadas árabes. Ese fue el menú con el que la Asociación Arabe de La Pampa recibió ayer a Hannen Nasser, de 24 años, la joven refugiada siria que desde hace unas horas está radicada en Parera, en la casa de María Belén Nazer, una docente que la encontró a través de las redes sociales, buscando sus raíces en la tierra de sus abuelos. Las dos mujeres, acompañadas por la presidenta de la institución, Zulma Bedis, y Hamid Selman, un libanés radicado hace 28 años en La Pampa que ofició de traductor, ofrecieron una rueda de prensa antes del almuerzo.
Nasser se mostró angustiada por la situación que atraviesa su país, donde la guerra está focalizada en la capital, la ciudad de Alepo, y los habitantes de esa tierra huyen de ciudad en ciudad, cruzan a los países limítrofes y hasta se aventuran a internarse al mar Mediterráneo en precarias embarcaciones para llegar a las costas europeas. Explicó que sus padres no quieren abandonar Siria pero sí sus hermanos, de 21 y 18 años.
Su “prima” pampeana, María Belén, relató que las primeras horas de Hannen en Parera fueron vividas por la joven como si hubiera estado toda la vida. “Se maneja, va, viene, hace y dice lo que quiere, como un vínculo familiar normal. Ella está muy feliz, le gusta mucho La Pampa, vinimos todo el camino (entre la localidad norteña y Santa Rosa) parando para sacar fotos, porque le encanta la fotografía, encontró paisajes en nuestra tierra que, por ahí, en su país no hay. Lo que sí manifiesta es la calidez del argentino, que ella llegó y todo el mundo la abraza, como hacen los sirios en su país”, explicó.
-Hay muchas diferencias culturales entre un país y el otro, ¿cómo trabajarán en la inserción?
-(María Belén) Sí, pero vamos encontrando muchas similitudes. Lo único que quiero decirles es que las notas que ha dado Hannen han sido notas muy serias donde ella quiere hablar de su trabajo, su expectativa de futuro. Ella viene representando a una cultura, entonces todo lo que haga será dentro de los márgenes de la seriedad y la responsabilidad que tiene como representante de un país.
Hannen dialogó con los periodistas gracias a la mediación que realizó Selman, quien nació y vivió hasta los 25 años en Líbano. “Tenemos mucha similitud en el lenguaje con los sirios, quizá algunas palabras nos cuesta más porque somos de países distintos y yo hace 28 años que vivo en La Pampa”, explicó el libanés que ofició de traductor del árabe al español. A cada pregunta, la joven respondía mirando a su traductor en un tono bajo, como tímido.
-¿Cuáles son tus expectativas? ¿Cómo vislumbrás esta nueva vida que se viene?
-Tenía miedo cuando llegaba al aeropuerto de Argentina, porque no sabía cómo me iban a recibir. Si me recibirían bien, si me recibirían mal, porque vengo como refugiada. No sabía qué me podría pasar, pero cuando fueron a hablarme las dos personas enviadas por la Cancillería, ahí me sentí más segura.
-¿Cuál es el contexto de Siria hoy en día?
-Estoy muy angustiada y triste por lo que está pasando. No sé qué puede llegar a pasar en mi país.
-¿Cómo crees que van a ser tus días acá en cuanto a ocupar el tiempo?
-Quiero disfrutar de Argentina. Me parece muy lindo todo lo que pude ver hasta ahora, en este poco tiempo. Me gusta mucho la fotografía.
-Había una versión de que tu historia fue tan conmocionante que podría haber un ofrecimiento para que trabajes en la televisión, concretamente en el programa de Marcelo Tinelli, Bailando por un Sueño.
-(Interviene María Belén) Han llamado de todas las producciones, pero a ella no le interesa.
-(Hannen) Ese estilo de programas no me gustan, ni ese ni cualquier otro. Me interesa trabajar por mis propios medios.
-¿Falta más compromiso de la comunidad internacional para prestar ayuda a los refugiados? ¿Hay países que se han deslindando de la problemática?
-Ayuda se recibe de parte de Naciones Unidas, pero no la que se debería para la cantidad de personas que están como refugiados. Es mucha la gente que perdió su casa, su familia y todo y no saben por dónde arrancar. Salir hacia el mundo sin saber quién nos puede recibir es muy difícil.
-(Selman interrumpe la traducción para referirse a su historia personal) A mí me pasó, nadie me recibió hace 30 años atrás, nadie me quiso recibir. Lo que está sufriendo el Líbano hoy es una muestra: tenemos dos millones de refugiados sirios que están en campamentos, no en una casa, sino encerrados en una carpa. Lo mismo está pasando adentro de Siria están todos amontonados, yendo de un pueblo a otro. Por ejemplo, si llega haber una ayuda en Argentina, para traer gente de allí, sería muy bueno.
-¿Tu familia no quiere irse de Siria?
-(Hannen) Mis padres no, pero mis hermanos sí. Necesito ayuda para sacarlos de allí.
-¿Te gustaría que tus hermanos vengan a la Argentina?
-Sí, seguro, quiero estar con ellos, que no vayan para otro lado, que estemos juntos.
-¿La Asociación Arabe de La Pampa puede trabajar en eso?
-(Bedis) Sí, es nuestro próximo paso. Saber quiénes de su familia quieren venir y comenzar una nueva lucha para poder recibirlos. Ponemos toda la esperanza en arrancar una nueva etapa con la familia de ella.
-(Hannen) Mi hermana, Lilian, tiene 21 años y todavía le queda uno en la Universidad. Ella está esperando a terminar su carrera universitaria, no quiere salir antes del país para no perder todos sus años de estudio. Quiere tener el título en la mano primero. También tengo un hermano, de 18 años.
-¿Qué se vive actualmente en Siria? ¿De qué se escapa la gente?
-La situación es muy crítica y el peor momento de la guerra se está viviendo en la ciudad de Alepo. Allí está concentrado el conflicto bélico. La gente se está yendo por el mar porque no tienen otra salida.
-¿Que impresión tenés de Parera?
-Me gustó mucho porque Belén me mandó muchas fotos del pueblo. Me gustó salir y sacar muchas fotos. Incluso en el camino hice parar varias veces el auto porque quería sacar fotos de los paisajes. Me gustó mucho.
Cuando finalizó la entrevista, Hannen accedió amablemente al ofrecimiento de los reporteros gráficos, quienes la fotografiaron con la bandera de su país y también junto a la parrilla donde estaban asando la carne roja que le ofrecieron para el almuerzo. Allí la joven explicó que le gustan mucho los vegetales y que no come carne de cordero ni de cerdo. Bedis explicó que decidieron recibirla con una comida tradicional argentina, en lugar de las comidas típicas de la colectividad que suelen preparar para las reuniones de la Asociación.

Un lugar de paz y contención.
“Es un orgullo que ella esté con nosotros después de tantos meses que ha luchado su familia para que pueda estar en un lugar donde encuentre paz -dijo Bedis-. Nos sentimos orgullosos de que la familia nos haya permitido acompañarlos en esta lucha que dio sus frutos. Ahora hay que olvidar todo lo que se ha pasado, que fue muy difícil de lograr. Agradezco al periodismo que fue sumamente importante para que se conociera el tema y surgieran las ayudas necesarias, para que esto se concrete y que se sepa cómo vive una refugiada, que no es un número más, sino una persona que lucha y sufre detrás de un expediente”.
El encuentro de Hannen con la prensa santarroseña se desarrolló en la sede que la entidad tiene en la esquina de las calles Viniegra y Molas, en el barrio Villa Alonso Norte. “El tema no termina con Hannen, vamos a seguir luchando en el tema refugiados para que esto sea un antes y un después y que puedan ingresar otros como ella, en forma controlada, con un registro muy programado y con mucha seriedad. La idea es que encuentren un lugar de paz y de contención y que puedan desarrollar su vida hasta tanto el destino diga si se tienen que quedar o volver a su tierra si, Dios mediante, se recupera la paz”, añadió Bedis.
La dirigente de la comunidad árabe pampeana dijo que la institución está esperanzada y pondrá todas sus fuerzas en que el plan anunciado por el gobierno nacional para recibir a 3.000 refugiados sirios se haga realidad. El sábado, el matutino porteño La Nación anticipó que las autoridades argentinas están preparando una comitiva que viajará a Líbano para seleccionar a las personas que podrían llegar a nuestro país en carácter de refugiados.