Nivel freático: una amenaza subterránea

LA SUBA DE LAS NAPAS ESTA DAÑANDO REDES Y PAVIMENTO EN DISTINTOS PUNTOS DE LA CIUDAD

La aparición de cráteres en ciertas zonas de la ciudad deja al descubierto uno de los problemas más graves que hacen a la crisis sanitaria en Santa Rosa: el alto nivel de las napas freáticas que en algunos lugares está a escasos 30 centímetros de la superficie.
Hace menos de un mes, el presidente Aguas del Colorado, Juan Carlos Mecca, reveló que la napa freática en la ciudad de Santa Rosa era algo por lo que preocuparse: hace 10 años -dijo- el nivel estaba a una profundidad suficiente que no llegaba a la laguna Don Tomás, pero ahora alcanza ese cuerpo de agua y colabora en elevar su nivel. “En algunos lugares han subido hasta 20 metros y se encuentran muy cerca de la superficie”, agregó en una entrevista que le realizaron en el programa de TV La Parte y el Todo.

 

Como una posible solución urgente el funcionario señalaba que era fundamental “deprimir esa napa para resolver las pérdidas en los desagües pluviales y las cloacas”.
Finalmente esta semana, como una profecía cumplida, las palabras de Mecca cobraron relevancia cuando aparecieron sobre la avenida Uruguay (y sus calles aledañas) varios cráteres, ya no baches, sino peligrosos pozos en los que cualquier vehículo o persona podría haberse caído. El más grande se abrió sobre la calle Falucho, casi en la intersección con la avenida que lleva a la laguna.
La explicación en la que coinciden Mecca con el intendente Leandro Altolaguirre es que el alto nivel de las ñapas (que no en los lugares más críticos se encuentran a menos de medio metro de profundidad) horada silenciosamente el suelo provocando que los caños de las redes de agua, cloacas y desagües pierden sustento motivo por el cuál se generan roturas y filtraciones. Por eso, no sería aventurado decir que la rotura del pavimento es el última de las consecuencias, que la aparición de cráteres como ocurrió en estos días es una insoslayable señal de que la situación subterránea en la ciudad es, ahora, alarmante.
Un estudio realizado por técnicos especializados en la materia, señala que los lugares en donde se registraron las roturas en el pavimento son aquellos en donde las napas están más altas.

 

falucho2

Solución.
Mecca dijo entonces que para encarar el saneamiento de Santa Rosa habría que empezar por “no alimentar” esas napas con más pérdidas de agua y que la utilización de bombeadores, como se hacía antiguamente, podría servir para deprimir el nivel de las napas.
“Esa agua se podría usar para regar jardines, lavar autos u otras actividades hogareñas, pero no para consumo humano porque en algunos lugares está contaminada con nitratos provenientes de los antiguos pozos ciegos”, dijo.
Las declaraciones de Mecca se suman a las del ingeniero Raúl Crespillo, que en el mes de enero presentó en el Centro Municipal de Cultura un informe en el que detallaba la emergencia sanitaria y proponía soluciones a corto, mediano y largo plazo para resolverla: el alto nivel freático era uno de los puntos centrales.