No pagó la cuota alimentaria y fue condenado

El juez de control, Mauricio Piombi, condenó días atrás –por el procedimiento de juicio abreviado– a un padre a un mes de prisión en suspenso, por considerarlo autor materialmente responsable del delito de incumplimiento de los deberes de asistencia familiar, ya que “se abstuvo voluntariamente y encontrándose en condiciones de hacerlo, de cumplir con la cuota alimentaria en favor de su hija de dos años”.
Además le unificó esa sanción con otra condena anterior a dos años en suspenso –dictada el 1 de marzo de este año por el juez de audiencia, Daniel Sáez Zamora–, en una pena única a dos años de prisión de ejecución condicional. En esa oportunidad el imputado había sido hallado culpable, a través de otro abreviado, de los delitos de privación ilegitima de la libertad agravada por haber sido cometida con violencia en concurso ideal amenazas con arma.
¿Qué había hecho? Ingresó una noche a las 23 por la ventana a la vivienda de su ex pareja y la agredió con un golpe de puño. Luego la tiró sobre la cama, la tomó del cuello y la arrastró hasta el comedor. En ese momento agarró un cuchillo de 20 centímetros de largo y se lo deslizó sobre los labios, diciéndole que primero la mataría a ella y después se mataría él. Así, la mantuvo amenazada a la víctima durante toda la noche, hasta que ésta le prometió que no se separarían. La mujer recién pudo escapar a las 11 aduciendo que iría a la verdulería.
La condena por el incumplimiento –infracción a la ley 13.944– fue resuelta a través de un juicio abreviado acordado entre el fiscal Marcos Sacco, la defensora oficial Paula Arrigone y el propio imputado, un empleado de 35 años. El acuerdo contó con el consentimiento de la madre de la víctima, en este caso la hija del acusado.
Piombi dio por probado que éste se “abstuvo voluntariamente y encontrándose en condiciones de hacerlo, de cumplir con la cuota alimentaria en favor de su hija menor de dos años, desde diciembre de 2013, fecha en la cual se separó de su ex pareja; habiendo incumplido además una sentencia del Juzgado de la Familia y el Menor donde se estableció una cuota alimentaria de 3.000 pesos, dictada en junio de 2015”.

Compartir