Nuevos usos del celular permiten pagar servicios, ordenar compras y hacer consultas médicas

La utilización del teléfono celular ya superó el umbral de las comunicaciones de voz o textos y, a partir de nuevas aplicaciones que permiten resolver distintas necesidades de la gente, es posible cobrar y pagar servicios, ordenar las compras del supermercado o hacer una consulta con el médico.
“En el caso de los canales de cobro y pago, éstos se crean para bajar tasas, costos de intermediación, agilizar la economía y retirar efectivo del mercado”, destacó a Télam el director de operaciones de FacturaciónWeb, Bruno Consentino, quien indicó que “el objetivo es que mayor cantidad de gente tenga acceso al mercado”.
El Banco Central estableció, para los bancos, mediante la Comunicación “A” 5982, la obligación de proveer a sus clientes de, entre otros instrumentos de cobranza, un “Botón de Pago” utilizable desde comercios y otros medios electrónicos, que tiene la capacidad de debitar el valor de lo comprado de la cuenta bancaria del pagador y acreditar en la cuenta bancaria del cobrador o vendedor.
Cosentino consideró que la aparición del botón de pago “es una revolución a nivel regional, un mecanismo de agilización del comercio, de baja de costos y de múltiples beneficios”, y subrayó que “significa poder acceder a un medio de cobranza y de pago electrónico sin tener infraestructura”.
A partir del mismo, cualquier profesional, comerciante o emprendedor bancarizado puede, a través de su celular, cobrar por su servicio o producto comercializado, y el consumidor, también con cuenta en el banco, pagar por su adquisición.
En otro orden, un nuevo servicio también de accesibilidad a través del celular, brindará la posibilidad de contar en forma fácil y rápida con la orientación de un médico online, que recibe a sus pacientes en su consultorio, pero a través de una videollamada.
“Es un servicio que ya tenemos vía web, y a que en un mes estará listo para utilizar a través de una aplicación también para celulares”, destacó a Télam, el director general del Grupo Omint, Marcelo Mancini.
Destacó que “hace casi tres años, con un equipo multidisciplinario encaramos una serie de ideas de innovación, de ponernos en lugar del paciente, y ver cómo hacer para facilitar el acceso a una consulta rápida, espontánea, de temas de salud agudos o leves, como resfríos, estados gripales dolor de garganta, o síntomas oftalmológicos y dermatológicos”.

“Resolver necesidades”.
Mancini remarcó que “la idea es resolver necesidades de los afiliados incorporando la tecnología, porque hay una nueva generación que así lo exige”, y puntualizó que “esto no reemplaza a una consulta, ni a una guardia, sino que es una aproximación”.
Explicó que “la atención en línea corre por cuenta de médicos clínicos con especialidad de familia, para mayores de 18 años”, y subrayó que “no se incluyen consultas de pediatría”.
“Hay consultas que pueden resolverse orientando al paciente y así bajándole la ansiedad”, señaló el ejecutivo, quien concluyó que “la idea es que la demanda sea contenida y resuelta, y para ello contamos con 23.000 profesionales en todo el país”.
Otra aplicación, que existe en plaza, ofrece la posibilidad de cargar a un carrito virtual productos de diversos supermercados y tiendas en un único pedido y recibirlos en el domicilio en menos de una hora, con un costo de servicio de aproximadamente $40 por entrega.
Se trata de Mercadoni, una empresa fundada en agosto del año pasado en Bogotá, Colombia, y que este año arribó a la Argentina, donde ofrece sus servicios en la ciudad de Buenos Aires.
“En apenas 4 meses, en el país ya entregamos medio millón de productos y fuimos elegidos por 200.000 usuarios, con un incremento mensual de 200%”, explicó Nicolás Fernández Talice, cofundador y director general de Mercadoni Argentina.
La empresa ofrece la posibilidad de comprar desde el celular, entre otros, en los supermercados Coto y Walmart, la tienda de comestibles The Grocery Piaf, y las vinerías Winery y Tonel Privado. (Télam)

Compartir