Padres piden que hagan trabajos comunitarios

JOVENES EN FIESTA SIN CONTROL

La fiesta no fue declarada en la Dirección de Nocturnidad del municipio donde se registran las actividades nocturnas. Por esta razón no hubo en el lugar ni seguridad privada ni policía adicional.
Un grupo de padres de los estudiantes del colegio secundario Santo Tomás que protagonizaron una escandalosa fiesta en un salón del barrio Los Hornos adelantaron que propondrán que los adolescentes involucrados en los desmanes hagan tareas comunitarias para reparar, en parte, el daño ocasionados con su comportamiento.
Los padres se reunirán el miércoles en la sede del colegio privado Santo Tomás de esta ciudad para analizar las medidas a adoptar luego de la fiesta y afrontar las consecuencias económicas de los destrozos ocasionados por los jóvenes.
Pero más allá de las reparación económica, un grupo de progenitores está pensando en el episodio más desde el punto de vista de la formación de sus hijos y de la necesidad de que asuman su responsabilidad con acciones que, de alguna manera, reparen el daño ocasionado a la convivencia social. Es por eso que están pensado en que realizan jornadas de ayuda comunitaria en el mismo barrio donde protagonizaron su descontrolado festejo estudiantil.
Otra posibilidad planteada por los adultos es suspender la denominada “posbajada”, que se realiza luego de la fiesta oficial del colegio en la que participan todas las familias.

Habilitación.
Ayer hubo llamados a la redacción de La Arena que aseguraron que el local no estaba habilitado por la municipalidad y que en el patio había un pozo ciego abierto.
Las consultas realizadas a fuentes municipales no permitieron corroborar esa denuncia de ausencia de habilitación ni de la existencia de un pozo abierto en el predio del salón.
Los funcionarios consultados no recordaban si esa habilitación se había tramitado. Prometieron esa información para mañana cuando termine el fin de semana largo y vuelva la actividad administrativa al municipio
Pero sí pudo saberse que la fiesta no fue declarada en la Dirección de Nocturnidad donde se registran las actividades nocturnas y se establece la necesidad de contratar seguridad de acuerdo a las características del evento. Por esta razón no hubo en el lugar ni seguridad privada ni policía adicional.

Perro.
Otros llamados aseguraron que el episodio del perro muerto supuestamente por los participantes de la fiesta no fue real y fue producto de la imaginación o la fantasía de algunos estudiantes que lo pusieron en sus páginas de redes sociales.
La fiesta se realizó el jueves por la noche y fue organizada por los alumnos de 5to. año para despedir a los de sexto. Destrozos en el local y un joven herido por un corte con un vidrio fueron algunas de las consecuencias de los desmanes.

Compartir