Palacios, el pampeano que se dio el gusto de jugar con Messi

Julián Palacios sigue cumpliendo sueños. El juvenil nacido en General Pico firmó hace pocos meses su primer contrato con San Lorenzo de Almagro, el club que lo recibió en sus inferiores hace tres temporadas, y ayer se dio uno de los grandes gustos de su vida, al vestir la camiseta de la Selección Argentina como sparring del equipo mayor que se está preparando para la doble fecha de Eliminatorias Sudamericanas, y compartir la práctica de fútbol con varios de los mejores jugadores del mundo, entre ellos el crack Lionel Messi.
La Selección que dirige Jorge Sampaoli aceleró ayer los trabajos de cara al duelo de mañana ante Uruguay, en Montevideo, y realizó un entrenamiento en la cancha principal del predio “Julio Humberto Grondona” ante los sparrings del Sub 20 que dirigen Sebastián Beccacece y Nicolás Diez.
Uno de los chicos utilizados para ese trabajo en campo fue el piquense Palacios, que fue citado hace unos días por los entrenadores de los juveniles nacionales y cumplió el sueño de compartir un partido con varias estrellas mundiales.
Al piquense de 18 años se lo vio en varias imágenes disputando la pelota con Messi o Paulo Dybala, dos de los delanteros que presentará el equipo argentino mañana cuando visite a Uruguay en un partido clave para las aspiraciones de clasificar al Mundial de Rusia.
Incluso el juvenil aparece corriendo detrás de Messi en una imagen reproducida en el Instagram de Sports Center, el noticiero de ESPN, que acompañó la foto con la siguiente leyenda: “El crack juega, los más chicos miran. #Messi en la práctica matutina de la #Selección”.
Julián Palacios, nacido en General Pico, es hijo de Braulio “Chino” Palacios, un ex futbolista de dilatada trayectoria y que actualmente es el entrenador de Estudiantil de Eduardo Castex en la Liga Pampeana de fútbol. Julián juega como volante ofensivo, surgió en Rumbo a Vélez de Pico, pasó por las inferiores de la Comisión de Actividades Infantiles (CAI) de Comodoro Rivadavia y a los 15 años se sumó a las formativas de San Lorenzo, donde también juega su hermano Matías.
En mayo de este año, Julián firmó su primer contrato con el Ciclón (un vínculo hasta 2021), en el que luego de destacarse en la sexta división comenzó a alternar partidos en reserva, además de formar parte del plantel que realizó la pretemporada con la Primera División.
“Mi sueño es jugar en la primera de San Lorenzo y llegar a la Selección argentina”, dijo más de una vez el juvenil pampeano, quien ayer cumplió con gran parte de ese anhelo al vestir los colores celeste y blanco, nada más y nada menos que en la misma cancha que Messi, el mejor futbolista del mundo.