Para Martínez de Giorgi, fue “doloroso” pedir la detención de Bonafini

El juez Marcelo Martínez de Giorgi admitió que fue “doloroso” convertirse en el primer juez en pedir la detención a una Madre de Plaza de Mayo, tras la orden que emitió contra Hebe de Bonafini, pero remarcó que hizo “lo que tenía que hacer”. Luego de presentarse en la sede de Madres de Plaza de Mayo
para tomarle declaración a Bonafini, quien se negó a hacerlo, precisó que hasta octubre tiene un cronograma de 43 indagatorias en torno a la causa Sueños Compartidos y adelantó que espera que “para
noviembre pueda definir” la situación de los imputados.
El juez también destacó que ayer “se cumplió la medida” del llamado a indagatoria con “absoluta normalidad” y dijo que va a “analizar las actuaciones” para determinar por qué la semana pasada no
se cumplió con su orden de desplegar solo personal femenino de la Policía para detener a Bonafini.

“Revisar”.
En una entrevista con el diario Página/12, reconoció que va a “revisar” su decisión de la semana pasada de haber citado a indagatoria a Bonafini un día jueves, cuando se realiza la clásica vuelta de las Madres por la Plaza de Mayo.
Luego de que Bonafini lo atendiera en forma “serena” en la sede de Madres de esta capital, Martínez de Giorgi consideró que fue “muy saludable” cómo se resolvió finalmente el llamado a indagatoria en la causa en la que se investiga el presunto desvío de fondos públicos para la construcción de viviendas sociales.

Compartir