Para Morales, fue una “vergüenza” la detención de los estudiantes

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, condenó este sábado la detención de los estudiantes de la Universidad Nacional de Jujuy y, tras pedir “disculpar a los compañeros detenidos”, reconoció que es “una vergüenza que pase” en su gestión.
El referente radical también advirtió que llegará “hasta las últimas consecuencias contra los responsables de la vergonzosa incursión de la Policía en la Facultad de Ciencias Agrarias” e informó que dispuso la separación de la fuerza de los uniformados que actuaron en el cuestionado operativo que se llevó a cabo sin orden judicial en la noche del miércoles.
“Nunca desde que militaba en Franja Morada ingresó la Policía provincial en la Universidad. Una vergüenza que pase en mi Gobierno”, sostuvo el mandatario norteño.
Desde la ciudad boliviana de Tarija, en donde participó del encuentro de la Zona de Integración del Centro Oeste Sudamericano Morales se quejó del polémico operativo que detuvo al presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias, Joaquín Quispe, y del alumno Ignacio García, de 28 y 20 años, respectivamente, durante un asado que se realizaba en el predio universitario ubicado en el barrio Los Naranjos de la ciudad de San Salvador de Jujuy.
Luego de los hechos, el Ministerio de Seguridad provincial había emitido un comunicado en el que manifestaba que “alrededor de la 1 de la madrugada, el personal se dirigió al lugar, donde se advirtió inmediatamente que se llevaba adelante una fiesta con música a alto volumen y una numerosa cantidad de personas”.