París, un paso atrás en romanticismo

Según la leyenda, si los enamorados cierran su candado en el puente y luego tiran la llave al agua, su amor durará para siempre.
Bajo ese romanticismo, en los últimos años se viene repitiendo la costumbre en las grandes ciudades, especialmente en sitios turísticos relacionados de alguna manera con el amor en Paris, Nueva York, Roma, Praga y hasta en Buenos Aires.
Pero ahora, las autoridades municipales de París decidieron retirar los “candados del amor” que miles de parejas habían cerrado en las barandas del célebre ‘Pont des Arts’, sobre el romántico río Sena.
El argumento es que los candados que ponen las parejas para expresar su amor eterno, terminan arruinando importantes lugares históricos. Incluso hace un tiempo cayó por su peso un importante trozo de baranda.
Ya se comenzaron a desmantelar las barandas del puente y la idea de las autoridades es retirar 45 toneladas de candados.
La costumbre igualmente ya se extendió por otros lugares emblemáticos de la ciudad, pero al menos hasta ahora los candados, en esos sitios, siguen bien unidos.

Compartir