Pelea entre un empleado y un dirigente vecinal

EN EL INTERIOR DE LA MUNICIPALIDAD

Un empleado municipal, identificado como Leandro Montenegro, y el representante de la comisión vecinal de Villa Elisa, Prudencio Fernández, discutieron y se pelearon a golpes mientras estaban reunidos en el municipio.
Según las primeras versiones habría sido Fernández quien agredió al funcionario. Más tarde el propio involucrado salió a desmentir haber iniciado el incidente, aunque no negó haber golpeado al empleado. El municipio realizó la denuncia, mientras que Fernández aseguró: “A mí no me quisieron tomar la denuncia”. Por su parte, Montenegro, terminó con algunos golpes y fue asistido por el Servicio de Emergencias Médicas.
El hecho ocurrió durante la mañana de ayer, en la parte trasera de la municipalidad. Si bien hay dos versiones, el primero que salió a hablar fue el director de Gobierno, Relaciones Institucionales y Comisiones Vecinales, Fernando Pina, quien dijo que la pelea se originó “tras una discusión por una rendición no presentada”.
Montenegro es un trabajador de la Dirección de Asuntos Vecinales de la Municipalidad. Pina describió que la persona agredida “es un empleado de la dirección que está a mi cargo”. Mientras duró el inconveniente, Pina recorría el barrio Butaló, por lo cual no tenía bien presente cómo se desataron los hechos: “Yo en ese momento no estaba, pero nos llamó el empleado y nos comunicó que sufrió agresiones por parte del representante de la comisión vecinal de Villa Elisa, Prudencio Fernández”.

Asistido.
El empleado sufrió cortes a raíz de los golpes y fue asistido por personal del Servicio de Emergencias Médicas. “Cuando llegué, ya estaba la policía y la ambulancia”, dijo Pina y agregó “está el apoyo de la municipalidad y se van a analizar los pasos a seguir. Se hizo la denuncia”.
Finalmente comentó que “creo que el tema transcurrió por un control de documentación. Pero yo digo siempre que si hay un problema hay que sentarse y charlarlo. No hay que llegar a una situación de agresión”.

“Me defendí”.
Según contó Fernández, el hecho se originó mientras hacían control de boletas de gastos e ingresos de cada mes y los balances: “mientras controlábamos por cada mes, empezó con detalles que rondan el ridículo. Me decía que no podíamos cerrar balance el 31 de diciembre, y la ordenanza dice que es del 1 de enero al 31 de diciembre, es lo actuado por la comisión vecinal. En un momento me cansó y dije ‘esto no da para más’, tomé los libros para llevarme y él me tiró una piña. Yo respondí, porque me defendí”.
Fernández expresó que “lo lamentable de esto es que Pina salió en los medios a defender a su empleado sin saber lo que había ocurrido realmente”, incluso se quejó porque “somos ninguneados, como somos los negritos de los barrios (sic.) no nos atienden”.
Por otra parte, Prudencio Fernández, que se acercó personalmente a la redacción de LA ARENA, confió que “fui a la Seccional Tercera a hacer la denuncia pero no me la tomaron, y no me dijeron por qué. Después voy a ir de nuevo, pero si me vuelven a negar la denuncia iré a la fiscalía mañana -por hoy-“.