Pérez Corradi teme por su vida. Involucró a “autoridades del gobierno anterior”

Ibar Pérez Corradi, detenido el domingo en la zona de la Triple Frontera tras permanecer cuatro años prófugo, se negó hoy ante la justicia de Paraguay a ser extraditado a la Argentina porque teme por su vida ya que “autoridades” del gobierno kirchnerista “están involucradas en los hechos” que le imputan, informó el juez de esa causa.
El ex empresario también afirmó que si la Justicia argentina “leía bien el expediente” lo hubiesen encontrado “en ocho días”, aunque no aclaró a cuál de las causas se refería: el triple crimen de General Rodríguez, la denominada “mafia de los medicamentos”, el tráfico ilegal de efedrina o el lavado de dinero.
Pérez Corradi (38) pasó la noche en una celda de la Fuerza de Operaciones Especiales (FOpE) de la Policía Nacional de Paraguay y bajo una fuerte custodia fue llevado cerca de las 9 (8 de la Argentina) al Palacio de Justicia de Asunción.
Protegido por un chaleco antibalas, casco y un pasamontañas negro, fue escoltado hasta el despacho del juez penal de Garantías 12 de la capital paraguaya, Eulogio Julián López Aquino, con quien se entrevistó alrededor de una hora, en el marco de la audiencia de extradición.
“Dijo que algunas autoridades del gobierno anterior están involucradas en los hechos punibles que se le imputan en Argentina. Por esa razón desea quedarse acá ante la justicia paraguaya. Se siente más seguro. No desea someterse a una extradición ahora. Dijo que su vida corre peligro estando en Argentina”, explicó el magistrado tras la audiencia.
Según el juez, a partir de ahora se le solicitará documentación a la Justicia argentina para que fundamente los pedidos de extradición y que la Justicia de Paraguay tiene 45 días para resolver esos requerimientos, por lo que todo el proceso “se puede extender hasta” los dos meses.
Tras esta audiencia, el detenido fue llevado ante el juez penal de Garantías 3 de Asunción, Oscar Aníbal Delgado López, a cargo de la causa en la que Pérez Corradi está imputado de “producción de documentos no auténticos y abuso de documentos de identidad” y por la que la fiscal Sandra Quiñonez había pedido su detención el 9 de junio.
El magistrado contó a Télam que al acusado lo vio “nervioso hasta que le quitaron el pasamontañas y el casco” y que si bien no llevaba consigo su DNI “no negó su identidad”.
Este juez señaló que Pérez Corradi no tiene huellas digitales, que “tenía los dedos color lila” aunque estimó que “pronto se va a regenerar”.
Durante la audiencia, el detenido también agradeció el trato de los policías paraguayos que “le tocaron la puerta” cuando lo fueron a detener.
Además, Pérez Corradi declaró que no tiene una ocupación fija y que en Argentina percibía “un ingreso mensual de veinte mil dólares de promedio”.
“También señaló que posee una cuenta de caja de ahorro, que está embargada, y dos autos pero no sabe si estos también están judicializados”, explicó el magistrado que le dictó la prisión preventiva en la sede de la Fuerza de Operaciones Policiales Especiales (FOPE).
Por último, el juez precisó que en la audiencia Pérez Corradi le dijo: “Si en la Justicia argentina leían bien el expediente me encontraban en ocho días”.
En nuestro país, el juez Penal Económico Rafael Caputo adelantó que mañana pedirá a la justicia paraguaya la extradición del detenido en una causa en la que lo imputa de haber traficado efedrina desde India y China, camuflada en pólvora y proteína de suero.
Este será el tercer requerimiento de este tipo luego de los efectuados por la jueza federal Maria Romilda Servini, a cargo del expediente en el que Pérez Corradi está acusado de ser el autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez; y por Sebastián Casanello, quien lo investiga por encubrimiento de lavado de dinero.
Esta tarde, Julio Pose, quien fuera agente de la ex Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) y declaró en la causa por los asesinatos de Sebastián Forza (34), Damián Ferrón (37) y Leopoldo Bina (35), vinculó este caso con la venta de efedrina y Pérez Corradi.
En ese sentido, el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco señaló esta mañana que el ahora detenido “era el contacto entre el cartel de Sinaloa y las farmacéuticas que importaban irregularmente la efedrina”. 
En tanto, el antecesor de Burzaco en el cargo, Sergio Berni, negó más temprano haber dejado “escapar” al imputado y aseguró que entregó a la justicia información sobre el paradero de aquel en “agosto o septiembre” de 2015.
Berni acusó directamente al fiscal Juan Ignacio Bidone, quien investigó el triple crimen, de no haber avanzado en la búsqueda de Pérez Corradi.
Por su parte, uno de sus abogados Carlos Broitman, dijo hoy que Pérez Corradi va a identificar a los autores intelectuales de los homicidios y que apuntará a “niveles superiores”. (Télam)

Compartir