Pérez Corradi es testigo protegido

El ex empresario farmacéutico Ibar Esteban Corradi, quien está acusado de instigar el triple crimen de General Rodríguez y de trafico de efedrina, ingresó al Programa de Protección de Testigos e Imputados del Ministerio de Justicia, informaron hoy autoridades de esa cartera.
El secretario de Política Criminal del Ministerio, Martín Casares, informó a Télam que el imputado quedó bajo esa situación a pedido de la jueza federal María Romilda Servini, que a su vez hizo lugar a una solicitud de la defensa del ex prófugo.
El funcionario explicó que el ingreso al programa “implica una protección física para él y su familia”, ya que desde que fue detenido en Paraguay el imputado manifestó que temía ser asesinado por la información que tiene para aportar a la Justicia. 
Luego de que la jueza libró un oficio al Ministerio de Justicia para solicitar el ingreso al programa se mantuvieron contactos con la cartera de Seguridad a fin de armar un esquema de protección para el ex empresario, indicó Casares.
Desde que fue extraditado y llegó al país el martes, Pérez Corradi (38) quedó alojado en el edificio Centinela de Gendarmería Nacional, en el barrio porteño de Retiro, bajo estrictas medidas de seguridad que implican hasta que un efectivo pruebe la comida antes de que se la sirvan.
Por su parte, Carlos Broitman, uno de los abogados del sindicado autor intelectual del triple crimen, dijo que la firma para el ingreso al programa se realizó anoche con funcionarios del Ministerio de Justicia y aclaró que “no tiene ningún beneficio judicial”.
Luego de recordar que volverá a declarar ante Servini el lunes próximo, el defensor dijo que “ya pueden preguntarle sobre cualquier tema para probar su inocencia” y demostrar “quién está detrás de la autorí­a intelectual” del triple crimen.
Consultado por radio Splendid sobre si tras el ingreso al programa cambiará el lugar de detención del ex prófugo, dijo que esa será una decisión de la jueza Servini y que él desconoce cuál será y se le restringirá el acceso a su cliente. 
Pérez Corradi comenzó a declarar el miércoles y como dato más relevante afirmó que según le dijo Sebastián Forza (34), una de las ví­ctimas del triple crimen, el hombre conocido como “La Morsa” era el ex jefe de Gabinete kirchnerista Aní­bal Fernández.
El imputado hizo una introducción de los temas sobre los que se va a explayar, adelantó que también va a referirse al ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, y prometió aportar pruebas.
En el marco de este expediente, Martí­­n Lanatta (42), condenado a prisión perpetua por el triple crimen junto con su hermano Cristian (44) y los hermanos Ví­­ctor (35) y Marcelo Schillaci (36), declaró que “el negocio del tráfico de efedrina se lo termina quedando en la totalidad Aní­­bal Fernández con la gente de Inteligencia” y aseguró que le decí­­an “La Morsa”.
Lanatta también relató que conoció al ex jefe de Gabinete a través de Andrés Meiszner, quien estuvo a cargo del Registro Nacional de Armas hasta diciembre de 2011 y era quien recaudaba para “el uno” (Aní­­bal) con los “negocios paralelos” del organismo, entre ellos habilitaciones para la portación de armas.
Añadió que fue en ese marco que Forza lo contactó para que le hiciera un “puente” con Fernández, por entonces ministro de Seguridad y Justicia, y que a cambio de 250.000 dólares, el funcionario aceptó ocuparse de los asuntos de quien luego fuera una de las tres ví­ctimas.
Fue entonces que comenzó, según Lanatta, el contacto de Aní­­bal con el tráfico de efedrina.
Otra persona que habló al respecto fue Solange Bellone (38), viuda de Forza, quien dijo que su marido le había pagado esa suma a alguien apodado “La Morsa” y que ella no sabía quién era, sólo que “tenía bigotes”. (Télam)

Compartir