Periodista cubría una protesta de maestros en México y fue asesinado

La información fue confirmada a EFE por el director general de El Sur, Luciano Pacheco, quien precisó que Elidio Ramos fue asesinado en el crucero vial de acceso al municipio de Juchitán de Zaragoza, en la región del Istmo de Tehuantepec, mientras cubría los disturbios y bloqueos que mantienen en esta localidad los profesores de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).
Durante el ataque contra el periodista, de 44 años, también murió otra persona, Raúl Cano López, y otra más resultó herida. El periodista descansaba en una banca cuando dos sujetos dispararon contra él con armas largas. Los asesinos viajaban en una motocicleta.
Según reporteros locales, Ramos, quien cubría la sección de noticias policíacas en su medio, ya había recibido amenazas anteriormente por publicar imágenes de los saqueos a tiendas y centros comerciales en Juchitán durante los enfrentamientos entre los maestros y las fuerzas de seguridad federales y estatales.

Violencia.
Pacheco dijo desconocer si Ramos recibió amenazas por la cobertura del conflicto de los maestros y los actos vandálicos de grupos ajenos a este colectivo de la enseñanza. “Salvo las que han recibido todos los comunicadores, periodistas y personas en general que han fotografiado los actos vandálicos durante los enfrentamientos. Estamos protestando por estos actos de violencia. No existen garantías para el ejercicio periodístico”, se quejó el director de El Sur. Y amplió: “Exigimos al Gobierno del estado y al federal que tome cartas en el asunto, porque el descontento social está siendo aprovechado por grupos o bandas para cometer vandalismo”.
La CNTE se ha deslindado de estos saqueos a las tiendas, que son realizados en su mayor parte por sujetos encapuchados. La región del Istmo de Tehuantepec del estado de Oaxaca es la que mayores enfrentamientos ha registrado por los bloqueos de carreteras de la CNTE.
Antes de que estallara el conflicto de los maestros, México también era considerado como un foco rojo por el alza de asesinatos registrados, y ejecuciones vinculadas con el crimen organizado, lo cual generó duras críticas hacia la gestión del presidente Enrique Peña Nieto, quien pasa por uno de los peores momentos en cuanto a imagen nacional e internacional y aprobación popular.

Compartir