Petroleros acordaron bono

Las empresas productoras de hidrocarburos que operan en territorio argentino acordaron con los gremios del sector el pago de un adicional extraordinario de $ 3.000 y otros mecanismos para mejorar la competitividad de la industria petrolera, a través de cuatro documentos firmados y homologados en el Ministerio de Trabajo de la Nación.
A través de la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH) y la Cámara de Empresas de Operaciones Especiales (CEOPE) las petroleras arribaron a una serie de acuerdos que incluyen el pago de “una contribución extraordinaria y por única vez de $ 3.000 por cada trabajador comprendido dentro del ámbito de representación territorial y personal de cada sindicato”.
Este pago extraordinario estará distribuido en una primera cuota de $ 1.500 que se liquidará con los haberes de octubre y tres cuotas de $ 500 cada una que se harán efectivas con la liquidación de salarios de noviembre de 2016 y de enero y marzo de 2017, según el acuerdo al que accedió la agencia Télam.
Uno de los aspectos sobresalientes de lo acordado expresa que “las partes renuevan durante la vigencia del acuerdo su compromiso de mantener el diálogo, la paz social y el cumplimiento de las normas legales y convencionales, con el objetivo de preservar la armonía de las relaciones de trabajo, ratificando los mecanismos de solución de conflictos establecidos en los diferentes Convenios Colectivos de Trabajo (CCT)”.
Los gremios participantes fueron el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa; Sindicato del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa; Sindicato de Personal Jerárquico y Profesional de Salta, Jujuy y Formosa, y junto a las cámaras acordaron ratificar “a la Cartera Laboral como el órgano rector de las relaciones laborales entre las partes”.
En los aspectos que aportarían mayor competitividad a la industria petrolera en condiciones de precios internacionales bajos y costos internos alimentados por los ajustes salariales emanados de paritarias, además del impacto de la inflación, figuran un acuerdo para adherir a los beneficios previsionales a “todo el personal que esté en condiciones de jubilarse, comprometiéndose las empresas a pagar los 13 salarios en los términos del CCT”.
Para esto, tendrá intervención la Anses que verificará “el personal en condiciones de jubilarse en la jurisdicción que corresponda a cada trabajador”.
“A los efectos de preservar las fuentes de empleo, los trabajadores excedentes (como consecuencia de la situación de la actividad) de los distintos servicios, podrán ser reubicados en forma temporal o permanente en tareas diferentes a las que venían realizando, según las necesidades y a efectos de cumplir con los criterios de eficiencia en las operaciones”, sin afectar sus salarios y siempre que sean idóneos para las nuevas tareas, expone uno de los documentos suscriptos formalmente durante el día de ayer.
A partir de estos acuerdos, “tanto el montaje como el desmontaje de los equipos se podrá realizar en horarios nocturnos, conforme con los procedimientos operativos y de seguridad”.
Estos procedimientos para perforación, work over y pulling, se determinarán en una próxima audiencia.
En este acuerdo que busca simultáneamente preservar fuentes de trabajo y bajar costos productivos, “las partes acuerdan que en una misma operación podrán darse tareas simultáneas a los efectos de hacer más eficientes los tiempos operativos, conforme a los procedimientos de seguridad de cada yacimiento”.
“Las empresas se comprometen a instrumentar los mecanismos necesarios para realizar los controles de ausentismo a efectos de evitar los abusos que podrían llegar a generarse por boletas médicas”, expresa otro de los aspectos acordados en forma tripartita entre empleadores, sindicatos representativos y la máxima autoridad laboral nacional.
Para el caso del personal de operaciones especiales que habitualmente tienen un régimen laboral de dos días de trabajo por cada uno de descanso, la jornada habitual podrá extenderse hasta la finalización de la actividad en ejecución, “motivo por el cual percibirá las horas extras que genere con el recargo que corresponda”.
En esta actividad, las horas de descanso “no integrarán la jornada de trabajo a ningún efecto”, pero en el caso en que estas adicionales se efectúen fuera del domicilio del trabajador, “la jornada laboral tendrá un incremento de 10%” cuando se cumpla en un hotel “y de un 20% cuando la misma sea realizada en el yacimiento”.
El acuerdo también alcanza a las llamadas popularmente “horas taxi” y en este caso, “las horas de viaje sólo integrarán la jornada de viaje cuando el trabajador desempeñe tareas efectivas y propias de la especialidad”, citando como ejemplo, la “conducción de equipos”.
De este modo, el concepto de horas taxi dejan de ser un generador de ingresos extras para los trabajadores del sector.
En un yacimiento petrolero no convencional, como Vaca Muerta, las empresas están trabajando para reducir los costos de perforación y puesta en producción de actuales 14/15 millones de dólares a un nivel oscilante entre u$s 10 y 11 millones para acercarse a los costos equivalentes a similares emprendimientos en Estados Unidos, que registran costos por pozos de u$s 7 millones con la mitad y hasta con un 30% del personal que ocupan las tareas de producción en Argentina. (Télam)

Compartir