Piquenses preocupados y en estado de alerta por nuevos intentos de secuestro

LA JUSTICIA INVESTIGA PRESUNTOS INTENTOS DE SECUESTRO DE MENORES

Los presuntos casos de intentos de secuestro de menores de edad que se registraron la semana anterior en distintos barrios de esta ciudad, generaron alarma en la población. El estado de alerta de los vecinos ante la aparición de casos similares llegó a tal punto que durante los últimos días una mujer difundió por las redes sociales de manera masiva la patente de un automovilista que pretendió preguntarle por una dirección. Así fue que lo señaló como presunto secuestrador. También circuló por los teléfonos de los piquenses una convocatoria en la Plaza San Martín para el domingo pasado para manifestar la preocupación ante estos hechos. La marcha finalmente no se concretó.
La patente de un automóvil Volkswagen Gol, propiedad de Hugo Coria, circuló durante el fin de semana por las redes sociales en mensajes en los que se señalaba que era “de uno de los autos que andan intentando robar chicos”.
El titular del vehículo tuvo que padecer de una falsa acusación que incomodó a su familia, puesto que incluso a su hija, cuando llegó al colegio el lunes a la mañana, le dijeron que era “la hija del secuestrador”.
El hombre contó que el viernes salió de su trabajo a las 14 y se dirigió al domicilio de un conocido, en la calle 6 entre 105 y 105 bis. Como no conocía la casa preguntó por la dirección a unas mujeres que cruzó en la calle, quienes no le respondieron de buena manera, indicó. Luego dio la vuelta a la manzana buscando la casa y consultó a un remisero, a una mujer y se puso en contacto telefónico con un allegado, quien le describió cómo era la vivienda que buscaba.
Según contó Coria, en esos instantes una de las mujeres que había consultado con anterioridad fotografió la patente de su auto y la difundió en las redes sociales. El mensaje llegó a la policía piquense a través de esta vía, en lugar de haber sido denunciado por los carriles correspondientes, y tras ello Coria fue citado a sede policial donde dejó aclarado el tema.

Denuncias formales.
La investigación de los casos la lleva adelante la fiscal Verónica Campo, quien le informó a LA ARENA que hay dos denuncias formales, de las cuales indicó que una de ellas no tiene relación con los hechos suscitados y de la restante dijo que no hay datos concretos.
La semana anterior la Justicia piquense difundió el identikit de dos presuntos sospechosos de haber intentado raptar a dos menores de edad en la vía pública: una en barrio Talleres y otra en el Barrio Federal, donde culminó el seguimiento que se habría iniciado en la calle 38 y 107 de esta ciudad.
En tanto, de los casos divulgados durante los últimos días, en los cuales algunos menores de edad indicaron que fueron abordados por adultos en la vía pública, la fiscal indicó que no guardan relación con los hechos anteriores, puesto que no coincide ni las descripción de los sospechosos ni del rodado en el que se movilizaban.
Además le pidió a la población piquense manejarse con tranquilidad y responsabilidad y ante cualquier duda o sospecha dar inmediato aviso a la policía a través del 101.

Primeros hechos.
El primer presunto intento de secuestro, ocurrió el martes anterior en horas de la siesta, en el barrio Talleres. En ese lugar, dos personas a bordo de un automóvil mediano y de color oscuro, intentaron secuestrar a una jovencita que caminaba por la calle.
Con escasa diferencia horaria, ese mismo día se dio un hecho muy similar en el barrio Federal. Tras las denuncias realizadas, y a partir de un dictado de rostro que realizó la jovencita a la que intentaron raptar en barrio Talleres, la Justicia difundió el identikit de los sospechosos, que serían: una persona de 60 años de edad de contextura obesa y un joven de 19 años, de 1,80 metros de altura, de tez morena y de cabello largo.