Poli: “Buena parte del pueblo no se siente invitado a festejar porque carece de lo necesario para una vida digna”

El arzobispo porteño, Mario Poli, advirtió este jueves que “la inequidad genera violencias” y señaló que, a pesar de que “las estadísticas veraces son muy buenas”, “los porcentajes invisibilizan el dolor de las familias que sufren la postergación y el desánimo. La solución a nuestros desafíos internos, algunos estadistas lo llaman deuda social interna, depende prioritariamente de nosotros”.
Además, advirtió que “es conveniente volver a confiar y apostar a las reservas culturales, morales y espirituales de nuestro pueblo, así como también a su capacidad de trabajo e ingenio científico que, unido a la perseverancia en las pruebas, le ha permitido sobreponerse a tantas promesas inclumplidas, fracasos y postergaciones”.
En la homilía por el aniversario número 207 de la Revolución de Mayo, Poli afirmó que “no existe realidad humana y social que no pueda ser redimida, cambiada para bien. Dejémonos interpelar por la realidad humana que vivimos. Muchos pueden pensar que no hay motivo para hacer fiesta patria cuando buena parte de nuestro pueblo no se siente invitado, porque no posee igualdad de oportunidades y carece de lo necesario para una vida digna”.