Pondrán más bombas para bajar el nivel de la laguna Don Tomás

A TRES MESES DE INSTALADA LA EXTRACTORA MOVIL, PREVEN UNA PRIMAVERA LLUVIOSA

El viernes se cumplieron tres meses desde que la Municipalidad de Santa Rosa instaló la bomba Godwin, alquilada a la empresa Xylem Water Solutions de Argentina, para bajar el nivel de la laguna Don Tomás, bombeando agua desde ese espejo de agua hasta el Bajo de Giuliani. Allá por el mes de abril, el intendente de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre, aseguraba que ese equipo demoraría seis meses en lograr su propósito.
Sin embargo, el invierno no fue seco como se esperaba y las lluvias registradas durante los meses subsiguientes han provocado un cambio en las previsiones de las autoridades comunales. A tal punto esto es así que por estas horas la Secretaría de Obras Públicas de la ciudad tiene casi terminado un proyecto que agrupa 13 obras con las que buscarán anticiparse a las lluvias primaverales y minimizar el efecto de las precipitaciones futuras en las zonas de la ciudad que más sufren durante los temporales.

Nuevo equipo.
El diseño del proyecto está a cargo del nuevo equipo de la Secretaría de Obras Públicas, encabezado por Pablo de Dios Herrero (reemplazó a Mario Cortina); el director de Obras Públicas, Claudio García; y el subdirector de Estaciones de Bombeo, Desagües Pluviales, Planta de Tratamiento y Acueductos, Fabricio González Martín. Este último se encontraba ayer en la ciudad de Buenos Aires realizando averiguaciones respecto a los equipos de bombeo que la comuna podría adquirir en breve.
El intendente Leandro Altolaguirre explicó a este diario que el proyecto es por ahora eso, para llevarlo a la práctica falta contar con la financiación. “Este es uno de los temas por los cuales quiero reunirme con el gobernador Carlos Verna y por eso le hemos pedido una audiencia”, explicó. La última vez que el mandatario recibió al alcalde santarroseño fue el 30 de marzo, en plena crisis por las inundaciones causadas por las lluvias en la ciudad.

Bombas.
El jefe comuna aseguró que uno de los proyectos aspira a reemplazar la bomba Godwin traída desde Vaca Muerta por un sistema de bombas eléctricas. Los equipos, según se prevé, tendrían una potencia muy superior al actual y además consumirían menos energía. La bomba actual, que se alquila a una empresa, funciona con un motor gasolero. Las que se plantean en el proyecto del municipio son eléctricas y conllevarán la construcción de una estación transformadora en el lugar de la toma. “Requieren de una obra civil”, explicó.
-¿Y creen que podrían tenerlas listas antes de la primavera?
-La idea es tenerlas funcionando lo antes posible. Estamos hablando con los proveedores por ese motivo. Cuando arrancamos con la bomba de Vaca Muerta estábamos pensando en responder a una lluvia excepcional, pero el ciclo húmedo se extendió más de la cuenta, entonces lo que pensábamos tener de revancha en la laguna (la capacidad del cuenco de almacenar agua) no es tal. Recién podemos empezar a hablar sobre cuál es el nivel de la laguna, cuando los cuencos de arriba (al norte del principal) estén desagotados. Mientras los pluviales tengan agua de la laguna, el sistema de desagües no funciona.

Cuencos y canales.
Las obras también implican nuevos trabajos en los cuencos aliviadores de los barrios Villa Germinal (actualmente lo están profundizando con una retroexcavadora), Malvinas Argentinas, el Barrio Procrear, Escondido y Villa Martita. En ese caso, se explicó que se buscará dotarlos de mayor capacidad de almacenaje y de desagote. Lo primero a través de la profundización y, lo otro, mediante la instalación de bombas con mayor capacidad.
Para el barrio Almafuerte está planificada la elevación de las paredes del canal de la calle Catamarca, para impedir desbordes que vuelquen el agua en el barrio Provincia y Municipio. Respecto a los barrios Las Camelias y El Faro, el proyecto contempla, por un lado, la concreción de un canal de concreto que conduzca el agua de forma controlada hacia el cuenco principal de la laguna.
A su vez, se busca realizar una modificación en el desagüe pluvial que está ubicado debajo de la Avenida Perón, a la altura de la calle Unanue. “La boca de ese desagüe es grande pero a medida que avanza el canal se va achicando y termina siendo un embudo que genera una barrera para el escurrimiento del agua”, explicó el jefe comunal.