Por qué el fútbol italiano perdió más de 500 millones de euros

El fútbol italiano registró pérdidas por 525.5 millones de euros en la temporada 2014-2015, según el primer estudio económico sobre el movimiento futbolístico del país presentado recientemente en Roma por la Federación de Fútbol italiana (FIGC). El estudio fue realizado por la federación en colaboración con la auditora Deloitte y concluye que, en la temporada analizada, se generaron ingresos por 3.700 millones de euros, pero los gastos estuvieron cerca los 4.000 millones, según informa agencia EFE. Además, el análisis destaca la importancia económica del “calcio”, que genera alrededor del 11% del PBI del fútbol mundial.
El estudio toma en consideración los datos relativos a las categorías de clubes profesionales (Primera, Segunda y Tercera División) pero también a las otras categorías (Fútbol 11 masculino y femenino, fútbol 5 y fútbol playa). Pero, según las estadísticas, el 98.7% de las pérdidas registradas fueron generados por las ligas profesionales, que dejaron ir cerca de 519 millones, mientras que los diletantes y juveniles perdieron 4.2 y 6.6 millones, respectivamente.
Las ligas profesionales aportaron el 70% de los ingresos totales. El estudio también destaca que, en la temporada 2014-2015, solamente 12 de las 86 sociedades analizadas consiguieron un resultado económico positivo y que solo 7 de las 20 sociedades de la Serie A (Primera División) tuvieron beneficios netos. Cerca de 2.000 millones de euros fueron destinados a gastos de personal mientras que 1.300 millones fueron utilizados para los llamados “otros gastos operativos”.
La FIGC mostró además que los clubes profesionales italianos dependen cada vez más de los derechos televisivos, que han subido constantemente en el quinquenio 2010-2015. En este sentido, los clubes italianos registraron un crecimiento constante en cuanto a ingresos generados por derechos televisivos entre 2010 y 2015: se pasó de los 105.9 millones del primer año a los 172.6 del último considerado, por un total de 692.7 millones.
Si bien los datos con respecto a ingresos por televisación son positivos -y comparables con los de la Bundesliga alemana (701.9 millones)- todavía están lejos de las cifras que manejan en este mismo rubro la Premier League inglesa (846.7) y la Liga española (866.4).
La investigación también analiza la situación de los estadios y la afluencia de aficionados y señala que se supera el 50% de la capacidad de los estadios solo en los partidos de Serie A, mientras que se ocupa solo el 41% en Serie B y el 24% en Lega Pro. En la temporada 2014-2015, hasta 8.4 millones de entradas para partidos quedaron sin vender, un dato que contrasta con los de otras ligas europeas. Para el caso, la Bundesliga alemana tuvo solo 1.3 millones de tickets no vendidos y la Premier League 1.4 millones.
Una de las razones principales que explican estos datos negativos se encuentra en las instalaciones italianas, que siguen sin ser remodeladas: los estadios de los equipos de la Serie A tiene, en promedio, 64 años de antigüedad, y los de la Serie B llegan a los 68 años.
El presidente de la FIGC, Carlo Tavecchio, reconoció que el estudio proporcionado evidencia algunos problemas significativos del fútbol italiano aunque destacó que, con estos análisis, se puede progresar. “Estamos haciendo una gran evaluación estadístico-científica del sistema futbolístico italiano. Presentamos lo que es el fútbol un juego que tiene inevitablemente situaciones colaterales que inciden en el sistema económico, social y ético del país”, afirmó a agencia EFE.

Compartir