Premian a investigadores pampeanos del Conicet

TRABAJOS DE DOS EQUIPOS DEL INCITAP-CONICET

Javier Breccia, Gisela Weiz; Iara Mansilla (de pie) - Ian Muller y Laura Mazzaferro. Trabajos de dos equipos del INCITAP - CONICET - Investigadores fueron premiados - PUBLICADA 24/05/2017 -

En un caso, un grupo de jóvenes descubrió el sorpresivo desempeño que mostró una enzima en un líquido de características poco habituales. El otro trabajo premiado es una actualización de un texto de Guillermo Covas.
Dos grupos de investigadores pampeanos fueron distinguidos por la trascendencia de sus hallazgos y la calidad de sus investigaciones. La novedad fue compartida por el Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa (Incitap-Conicet) en su página oficial en Internet. Una de las investigaciones descubrió un fenómeno desconocido en compuestos orgánicos, y la otra representó una actualización sobre el estado de los suelos pampeanos en base a un trabajo realizado en los ’80 por el ingeniero Guilllermo Covas.
En diciembre del año pasado, en oportunidad del IV Simposio Argentino de Procesos Biotecnológicos (Saprobio) realizado en la ciudad de Buenos Aires, el póster que presentaron Gisela Weiz y otros investigadores del Incitap fue galardonado como “mejor póster”. El trabajo se denominó “Desglicosilación enzimática de flavonoides en mezclas acuosas de líquidos altamente eutécticos, posible medio para escalar reacciones de transglicosilación” y contó con la participación de investigadores alemanes, ya que en ese país se analizaron las muestras elaboradas en La Pampa.
“Lo que descubrimos fue realmente novedoso y ahora estamos en la etapa de estudiar sus posibles aplicaciones”, comentó Gisela Weiz en una comunicación telefónica con LA ARENA ayer por la tarde. “La primera posibilidad que se nos ocurre es en el campo de la industria farmacéutica”, acotó.
Para entender la trascendencia del hallazgo, Weiz explicó que la desglicosilación es un proceso, en este caso realizado por una enzima, que consiste en “romper” una molécula orgánica de manera tal de separar la fracción de azúcar del resto de la molécula. En este caso se realiza en flavonoides que son los compuestos que, entre otras características, confieren a las hojas de los árboles su típico color otoñal.
Los líquidos eutécticos se generan a partir de la combinación de dos sólidos o de un líquido denso con un sólido. “Lo que hicimos fue probar qué hacía nuestra enzima cuando la poníamos en un líquido de estas características, un líquido que no es agua”, contó Gisela. “Lo sorprendente fue que no solo rompió el enlace con el azúcar sino que tenía la capacidad de pegarlo con los oxidrilos presentes en la mezcla, algo que no se había visto antes”, destacó.
Para conocer el resultado del experimento en profundidad las muestras se enviaron a Alemania, donde se estudiaron con mayor detalle, y desde allí se interesaron por el hallazgo pampeano. Un estudiante, Ian Müller, viajó a Santa Rosa para participar de la investigación.
Los autores del paper premiado fueron ocho investigadores, la mayoría pampeanos y otros de Alemania. “Ahora estamos viendo las posibilidades que tiene este hallazgo, que son muchas y muy variadas”, se entusiasmó Gisela.

Erosión de suelos.
El otro trabajo distinguido fue el capítulo “Procesos y estado de la degradación de los suelos en la provincia de La Pampa”, que escribieron los investigadores de Incitap-Conicet Daniel Buschiazzo y Juan Panebianco, junto con Zinda Roberto, del INTA Anguil, y Juan Cruz Colazo, que ahora está trabajando en el INTA San Luis.
El capítulo forma parte del libro “El Deterioro del Suelo y del Ambiente en Argentina”, de la editorial Fundación Fecic, editor Roberto Casas, publicado también en el año 2016. El reconocimiento fue realizado por la Sociedad Argentina de Geología.
“Lo que hicimos en ese capítulo fue trazar un diagnóstico del potencial de degradación que tienen los suelos pampeanos”, explicó Buschiazzo en diálogo con LA ARENA. “Se basó en dos tipos de datos, los de potencialidad de erosión eólica y los de erosión hídrica”, acotó. El capítulo comprendió la elaboración de mapas de riesgo del potencial a erosionar por el agua o por el viento, que son los procesos más activos y dinámicos en nuestra provincia.
Un aspecto interesante del reconocimiento es que la versión de 2016 es una re-edición de un libro similar publicado en los ’80, con los trabajos actualizados en cuanto a metodologías y a información de base. “El capítulo referido a La Pampa en la primera edición lo escribieron Guillermo Covas y Rodolfo Glave”, recordó Buschiazzo.