Premio nacional a un relato basado en un veterano de Malvinas

Un relato vinculado a un excombatiente de Malvinas le permitió a un grupo de alumnos del colegio El Bardino, de Santa Isabel, ser premiados a nivel nacional y sorprenderse “por la primera vez” en la capital del país.
“La convivencia con chicos y chicas de todo el país, ver los proyectos que presentaron, las ideas que tienen, todo fue sorprendente. Un viaje así te abre la cabeza un montón”, cuenta Bruno apenas unas horas después de llegar a Santa Rosa. Enseguida muestra la tablet que cada uno recibió como parte de la premiación y aparecen decenas de fotos del Cabildo, la Casa Rosada, Plaza de Mayo, Tecnópolis. el subte.
“Para nosotros fue la primera vez en Buenos Aires y lo re aprovechamos. Conocimos muchos lugares que veíamos siempre por televisión o fotos y encima cuando subimos al escenario había como 10 mil personas que aplaudían. Parecíamos estrellas de rock”, se ríe Marcos Olguín (14), uno de los cinco del grupo de alumnos y alumnas del colegio secundario El Bardino de Santa Isabel que el 20 de noviembre recibió los premios luego de ser elegidos entre los cinco primeros del concurso literario nacional Grandes Cortos.
Marcos, junto a Bruno Mansilla (14), Huara Montesino (13), Lucas Cortéz (14) y Giuliana Garro (13) y el profesor de Tecnología, Jesús Fernández, escribieron un cuento bajo la consigna “Pensar y sentir Malvinas” convocado por el programa Escuela y Medios del Ministerio de Educación de la Nación y fueron elegidos entre 240 trabajos de todo el país.
“Había que escribir un relato y como tenemos un compañero nuevo y el padre es veterano de guerra se nos ocurrió hablar con él para que nos cuente algo de su experiencia. Eso lo volcamos en un relato cortito y cuando nos avisaron que había sido elegido no lo creíamos”, recordó Lucas sobre una historia que también se emparenta con la antigua problemática de Santa Isabel y todo el oeste pampeano: la ausencia del río Atuel. Por eso el relato se llama “La gota de mar que buscó otra vez el cauce de su río”.
“En base a la historia armamos un relato con verdades de otros excombatientes y también le pusimos un poco de ficción porque es alguien que busca a su familia desde la guerra y se encuentra a su hijo y a su nieto. Tratamos de reivindicar a ese hombre, a ese héroe que después de la guerra quiere volver a estar con su familia”, explicó Huara.
En el jurado estuvo Esteban Tries, excombatiente de Malvinas, junto al presidente de Radio Televisión Argentina, Miguel Pereyra, y Federico Lorenz, director del Museo Malvinas. El concurso recibió más de 200 historias desde 22 provincias del país y estuvo dirigido a estudiantes secundarios de escuelas de gestión estatal en el marco de las actividades por los 35 años del conflicto en las islas del sur.
“Hubo cosas que nos impactaron. Una mujer nos contó que durante la guerra la mamá de Esteban Tries regaba las plantas con sus lágrimas, pero al mismo tiempo salía a la calle con orgullo que era lo que sentía por su hijo. Conocer esas historias es fuerte, te llega”, dijo Bruno.
Cada uno se trajo una tablet y para el colegio el premio fue una filmadora, una notebook, un proyector con pantalla y colecciones de libros. “Nosotros con haber ido ya estábamos chochos, así que con los premios estamos súper. Los dos primeros, que fueron colegios de San Juan y Entre Ríos, ganaron la posibilidad de que una productora filme los cortos que escribieron”, indicó Marcos.
¿Qué fue lo que más les llamó la atención de Buenos Aires?
“La Casa Rosada, la Plaza de Mayo, el Cabildo”, enumeraron los adolescentes. “El puente de la Mujer, en Puerto Madero, ahí son imponentes los edificios. También el Obelisco y pasamos por el Luna Park. Además fuimos a los estudios de la TV Pública. Por suerte conocimos muchos lugares”, agregaron sobre una experiencia que se vivió minuto a minuto y que incluyó viajes en subte. “Nos reíamos porque al principio íbamos inseguros de cuándo subir o bajar”.
La visita al Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur, en el predio de la ex Escuela de Mecánica de la Armada Argentina (ESMA), el centro de detención clandestino más grande que creó la última dictadura cívico militar y por el que pasaron unas 5 mil personas durante esos años (’76-’83), conmovió al grupo llegado desde Santa Isabel.
“El Museo es increíble, te transporta a una situación que fue muy dramática. Vivirlo tan de cerca te da otra mirada, sobre todo porque muchos de los que fueron y murieron en la guerra tenían 18 o 19 años”, reflexionó Lucas. “Para nosotros todo lo que tiene que ver con Malvinas lo conocemos por lo que nos cuentan o leemos, por eso está bueno hablar con excombatientes y que te relaten lo que ellos vivieron”.
Durante esos días de múltiples actividades el grupo compartió la multitud de Tecnópolis porque ese fin de semana se desarrolló la instancia nacional de la Feria de Ciencias y hubo colegios de todo el país, incluida nuestra provincia.
“Fue una convivencia espectacular y estuvo muy bueno ver las cosas que presentaron. Tuvimos muy buena onda con todos los grupos que conocimos. Cuando lleguemos a Santa Isabel y le contemos al resto no lo van a creer”, anticipaban sobre el regreso a casa. “Y nos vamos a anotar en todos los concursos que haya”, se rieron sobre un viaje que no fue solo eso. También significó “abrir la cabeza un montón”.