Preocupación por la posible instalación de una central nuclear en el límite con La Pampa

El diputado Espartaco Marin se sumó a las numerosas voces en contra del megaproyecto del gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, de instalar una Central Nuclear en Río Negro, próxima al sur la Pampa. “No resulta serio, en todo el mundo están tratando de cerrar plantas nucleares y nosotros vamos a contramano, con todas las alternativas que ofrece la Patagonia para crear fuentes de energía renovables”, dijo. Según medios locales, una de las alternativas para emplazarse la Central Nuclear seria Río Colorado, justo frente al límite geográfico con La Pampa donde también está emplazada la localidad de La Adela.
El presidente de bloque del PJ presentó un proyecto de resolución solicitando que la Cámara de Diputados rechace la instalación de la planta nuclear y calificó que la posibilidad de Río Colorado “como mínimo resulta alarmante, un proyecto de estas características, totalmente inconsulto, sin el consenso de la población y con la implicancia, el riesgo y el daño potencial que puede generar en toda la región no puede ser calificado de otra forma”.
Weretineck confirmó la firma de un acuerdo con China para iniciar la construcción de una planta nuclear en el año 2020. Si bien el lugar no está definido (podría ser Sierra Grande, General Conesa o Río Colorado) el proyecto ya tiene voces numerosas voces en contra que amenazan con, llegado el caso, recurrir a la Justicia para frenar cualquier avance.
En efecto, numerosos países de la Unión Europea tienen políticas dirigidas hacia la reducción gradual de plantas nucleares. El antecedente más importante es Alemania, que aprobó en 2011 un calendario para cerrar gradualmente las centrales en funcionamiento y llegar al 2022 a un apagón nuclear. En Italia todas las centrales nucleares fueron cerradas en 1990 después de un referéndum realizado en 1987 y Suiza recientemente acaba de acudir al mismo mecanismo con el mismo resultado.
El diputado reconoció que “estén considerando como posibilidad que se instale en Río Colorado sin ni siquiera consultarnos es, como mínimo, preocupante. Somos parte de la región patagónica y decisiones de este tipo deberían superar la esfera de una decisión unilateral de un gobernador. Se trata de tener una visión de futuro clara y saber que le podemos ofrecer a las generaciones futuras”.
Marin explicó que “tenemos que pensar en un futuro energético sostenible y seguro. Si uno mira el mapa de América del Sur encontramos ejemplos a seguir como Uruguay y Paraguay, donde en la producción eléctrica anual las energías renovables participan por encima de un 90% y de Brasil y Colombia que están en el 73% y el 74%, respectivamente. Argentina, que solo el 32% de la energía eléctrica que produce es energía renovable solo supera a Bolivia, con el 28%. En la Pampa se destaca el proyecto de Parque eólico “La Banderita” que está previsto a instalarse en General Acha.”

No es el único.
La posición de Marin se suma otras voces que también se manifestaron en contra. El gobernador de Chubut, Mario Das Neves, había manifestado su oposición por la cercanía a península de Valdés (declarado patrimonio natural de la humanidad por la Unesco); también hicieron lo propio asociaciones ambientalistas de Neuquén y los dirigentes del Justicialismo de Río Negro Martin Soria (intendente de Cipoletti) y Maria Emilia Soria (diputada nacional).
Weretineck, por su parte, viene de sufrir un revés electoral en donde, en elecciones para los cargos de concejal, solo se pudo imponer en tres de nueve municipios siendo cinco para PJ y uno para la UCR.