Presionan por el CUS pero en La Pampa “es un retroceso en salud”

COMO CON LAS JUBILACIONES: NACION QUIERE QUE LA PROVINCIA REDUZCA PRESTACIONES

La semana pasada, el Ministerio de Salud de La Nación lanzó el programa denominado Cobertura Universal de Salud en la provincia de Mendoza. En realidad, se trata de una prueba piloto que incluirá a 120 mil personas pertenecientes al Departamento de Guaymallén en el distrito vecino.
El objetivo del gobierno nacional es que todas las provincias se plieguen al nuevo sistema, cuyos detractores aseguran que, lejos de dar mayor cobertura de salud a quienes no tienen obra social ni prepagas, va camino a recortar derechos.
“Si uno lee la declamación del CUS no puede estar en desacuerdo con lo que dicen -afirmó ayer el ministro de Salud de La Pampa, Rubén Ojuez, en diálogo con Radio Noticias 99.5-. Podés nominalizar a todos los que no tienen obra social, se contempla la incorporación de la historia clínica electrónica y que los pacientes puedan acceder a la parte privada y pública sin dificultades a través de una tarjeta (un plástico) que otorga la CUS”.
Sin embargo, Ojuez prefirió la cautela: “La verdad es que la experiencia que hemos tenido con los programas nacionales de salud no ha sido del todo satisfactoria”. Mencionó los problemas que tuvo la provincia para recibir los medicamentos para Tuberculosis y HIV y otros insumos como los preservativos (para prevenir enfermedades de trasmisión sexual) y las leches maternizadas.

PAMI.
“Todos estos programas tuvieron bastantes dificultades. A esto hay que sumarle lo que ha ocurrido con el PAMI, la cantidad de medicamentos que antes otorgaban, que eran cinco, ahora, en el mejor de los casos, dan tres. Los pacientes terminaron yendo al hospital. También por la pérdida de obras sociales, en el caso de las personas que pierden el empleo. La falta o la demora en la provisión de las prótesis por parte del PAMI, también hace que la gente vaya a operarse al hospital, que pone las prótesis y luego le cuesta mucho recuperar el dinero”, dijo.
“Todo repercute en las arcas de la provincia. Nos transfieren las obligaciones pero no los recursos. Si nos vamos a hacer cargo de los pacientes del PAMI, lo hacemos, pero que nos transfieran los recursos”, afirmó.
-¿Pero la CUS viene a dar más cobertura?
-La Pampa no es como cualquier provincia del norte del país. La Pampa provee medicamentos e insumos gratuitos para la gente como ninguna otra provincia en el país, entonces, qué nos van a obligar a nosotros que entreguemos más, al contrario. Acá estamos viendo cómo gente del sur de San Luis, este de Mendoza, oeste de provincia de Buenos Aires se hacen el domicilio en La Pampa para obtener los medicamentos para enfermedades crónicas y hacerse cirugías costosas. En La Pampa, el CUS está más que garantizado.
-¿La Pampa va a adherir?
-Hemos tenido algún tipo de presión para adherir. El año pasado hubo un tipo de presión para poder hacerlo, pero tampoco es fácil la instrumentación. En Mendoza largaron sólo en un departamento, que es Guaymallén, porque hay que hacer todo un censo de las personas que no tienen obra social, hay que preparar a la parte privada… En cuanto a declamación está perfecto, hay que ver cómo se concreta en la práctica. En La Pampa, con tarjeta o sin tarjeta, con demora o sin demora, el paciente es atendido siempre en el hospital y el problema se le resuelve. En la gestión anterior (NdR: del gobernador Carlos Verna -2003/07-, cuando Ojuez fue subsecretario de Salud) tuvimos una experiencia muy buena con el Círculo Odontológico. Los pacientes que tenían la Tarjeta Alimentaria podían acceder a consultorios odontológicos del sector privado en forma gratuita para hacer atención primaria. Esto fue permitirle a la gente que pudiera ir a cualquier consultorio, público o no, pero antes hubo que trabajar mucho. No es simplemente otorgarles una tarjeta. No sea cosa que con esa tarjeta solo se pueda acceder a unas prestaciones y no a otras.

Registro de enfermedades
El Ministerio de Salud de La Pampa realizará un registro de enfermedades neurológicas. El trabajo se realizará en conjunto con una fundación del médico neurólogo Eduardo Kohler, en Santa Rosa, y la del Instituto Fleni. Ojuez aseguró que se trata de una iniciativa inédita en el país y el mundo, ya que implicará la realización de un censo en el ámbito de salud pública y en el de salud privada.
“El objetivo es detectar enfermedades neurológicas, como Parkinson, Alzheimer, demencias, que por la cuestión del crecimiento vegetativo de la población, evidentemente, van a estar en aumento y serán las patologías prevalentes dentro de unos años. La idea es hacer un diagnóstico de situación, de qué cantidad de pacientes se tiene, como para tratar de llegar antes al diagnóstico y al tratamiento”, afirmó.
Ojuez explicó que los mismos pacientes y sus entornos tienden a negar los síntomas iniciales de ese tipo de enfermedades. “En el caso del Parkinson, esconden las manos, se aíslan. En el caso de Alzheimer, comienzan con confusiones o pérdida de memoria, pero los familiares lo niegan, aseguran que siempre se confundió o que siempre se perdía. Entonces, cuando llegan al diagnóstico del médico, es porque el paciente ya tiene un grado de pérdida de independencia, que lleva a la familia a realizar la consulta”, explicó.