Primera División: Independiente de llevó tres puntos de oro de Córdoba

Independiente cosechó esta tarde tres puntos de oro en su debut en el torneo de fútbol de Primera División al vencer a Belgrano 1-0 en Córdoba. Belgrano fue superior en la mayoría del encuentro sin embargo fue un partido que sufrió, porque Emiliano Rigoni, un jugador surgido del club, fue quien marcó el gol de Independiente a los 34 minutos del primer tiempo facilitado por un error del arquero Juan Carlos Olave, y cuando tuvo la chance de igualar en vez de convertir sus jugadores fueron protagonistas de al menos dos bloopers.
La mala para Independiente fue la lesión de Leandro Fernández en la rodilla derecha, que lo obligó a salir poco antes del fin de la etapa inicial.
Justamente fue Rodríguez el eximio lanzador que con un pase de casi 50 metros la ubicó justa en la izquierda para el remate de Rigoni, quien la dejó picar y la metió en el primer palo, aprovechando que Olave dejó un enorme espacio en ese sector.
Había hecho más Belgrano en el primer tiempo, dominando con la presión ante salidas fallidas de Independiente, que solo había llevado peligro con un cabezazo de Cuesta anticipando a un estático Olave en un centro.
Belgrano llegó un par de veces con peligro, una de ellas con una combinación que terminó con Velázquez punteando por encima de Campaña y dejando la pelota dormida en el toldo de la red.

Complemento.
En el segundo Belgrano tardó en reaccionar hasta que Diego Rodríguez falló en otra salida, Suárez guió la contra y el remate de Etevenaux fue tapado por Campaña.
Etevenaux fue el lanzador de Belgrano y en un tiro libre desde la izquierda se gestó una enorme chance que terminó en el primer blooper porque el centro pasado fue devuelto al medio por Lértora, Velázquez pasó de largo y Aveldaño, a un metro del arco, cabeceó hacia abajo, la pelota picó y se fue por sobre el travesaño.
Sobre el final tuvo otra jugada con mal destino para Belgrano porque ante un remate franco, Obolo remató al cargo pero se le cruzó Velázquez en cuya espalda rebotó la pelota que auguraba la salvación de la tarde.
Hubo dos juveniles que mostraron futuro, otra vez entró Ezequiel Barco, de 17 años, como ante Lanús en la Sudamericana días atrás, y el zaguero de Belgrano Cristian Romero, de 18, que mostró soltura en un puesto de extrema exigencia. (DyN)