Queja vecinal por otro cráter gigante

PROTESTAN POR MALOS ARREGLOS EN ZONA OESTE QUINTAS

Los damnificados incendiaron cubiertas para hacer notar su enojo en relación a la inacción del municipio. El pozo, de enormes dimensiones, fue abierto el miércoles e iba a ser tapado el jueves sin ser arreglado previamente.
Vecinos del barrio Zona Oeste Quintas denunciaron la presencia de un cráter de grandes dimensiones e incalculable profundidad luego de que una cuadrilla de trabajadores del municipio trabajara en el lugar. Al parecer, y según evidenciaron, el resultado de una rotura en una cloaca y en un caño de agua de red, produjo que el agua que sube a los tanques de las viviendas ingrese mezclada con desechos. Ya hubo casos de personas con diarrea y lo peor aún es que quisieron taparles el pozo sin arreglar absolutamente nada.
Un grupo de personas custodió desde tempranas horas del viernes el lugar donde se encuentra el pozo, exactamente en la esquina de las calles Piedras y Posta de Yatasto, aguardando la llegada de algún funcionario y así obtener las respuestas que por teléfono les están negando. “Quemamos cubiertas para hacer visible el problema”, dijo a LA ARENA uno de los jóvenes que vive en el barrio.
Entienden que los problemas vienen desde hace muchos años, pero esta vez “se les fue la mano” argumentaron. “Vinieron el miércoles a ‘arreglar’, pero rompieron una cloaca, la tapa de registro está suelta y hay material de tuberías desparramado entre la montaña de tierra que dejaron”, manifestó un vecino, quien aseguró que no sólo fue la cloaca lo que se rompió: “también rompieron un caño de agua de red. Está a simple vista y tiene una cinta de peligro. El tema es que, al mezclarse con los excrementos de las cloacas, nos suben las aguas servidas al tanque y ya fuimos varios los que tuvimos problemas de diarrea y demás. Es una vergüenza”. A su vez, la mezcla de agua y desechos corre en pendiente durante varias cuadras en dirección sur, afectando otras calles de tierra que también se encuentran en muy mal estado.

Es un peligro.
“Llamás al municipio y nada. Parece que nadie se hace cargo”, expresó una mujer desesperada porque el tanque de agua de su casa “está todo sucio y el agua sale turbia. No podes tomar ni bañarte”. A su vez, reconoció que en la mañana del viernes, una máquina del municipio llegó al lugar con intenciones de “tapar el pozo, pero que iba a volver la próxima semana y lo iban a arreglar”. Los jóvenes, que estaban quemando cubiertas, ahuyentaron al empleado. “¿Cómo va a tapar un pozo sin arreglar? -se preguntó la mujer, enojada por la situación- Se puede caer un nene, un vehículo, o cualquiera de nosotros. Es muy peligroso que dejen esto así”, concluyó.