Quisieron pasar más de 250 costillares disimulados entre galletitas

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) incautó 254 costillares que un transportista pretendía ingresar desde La Pampa con destino final Neuquén, disimulados entre cajas de galletitas.
En total son más de tres toneladas de carne bovina con hueso proveniente de General Acha y que se quería comercializar en Neuquén capital.
El procedimiento se realizó el domingo por la noche en el puesto de control de la barrera zoofitosanitaria ubicado en 25 de Mayo. Los agentes que inspeccionaron el transporte detectaron 254 costillares bovinos disimulados entre cajas de galletitas y otras mercaderías. Los mismos no estaban rotulados, no contaban con la documentación sanitaria requerida ni con las condiciones para asegurar su inocuidad, lo que implica un grave riesgo para la salud de los consumidores y para el estatus zoosanitario de la Patagonia.
Luego de labrar el acta correspondiente, los agentes decomisaron y destruyeron la mercadería en cumplimiento de la normativa vigente.
Desde el Senasa indicaron que “la Patagonia (SIC) es una zona libre de fiebre aftosa sin vacunación, por lo cual el ingreso de productos de origen animal susceptibles de transmitir dicha enfermedad es controlado por el organismo”.
En realidad, La Pampa integra la Patagonia pero del río Colorado hacia el norte, se mantiene el estatus de libre de aftosa con vacunación. El gobernador pampeano, Carlos Verna, viene insistiendo en la necesidad de permitir el paso de asado con hueso al sur del Colorado para poder hacerlo de manera legal y totalmente controlada, con trazabilidad en cada producto, y evitar estos episodios de tráfico ilegal de mercadería que no siempre es detectada en la barrera zoofitosanitaria.