Rajoy intervino Cataluña, disolvió el Parlamento y convocó a elecciones

El Ejecutivo español destituyó este viernes al presidente catalán Carles Puigdemont y a todo su gobierno y convocó elecciones regionales para diciembre, después de que el parlamento de Cataluña proclamara una república independiente, decisión rechazada por la comunidad internacional.
En una breve alocución, el jefe del gobierno conservador, Mariano Rajoy, anunció el “cese del presidente de la Generalitat (gobierno catalán), del vicepresidente y del resto de miembros del gobierno”, cuyas funciones serán asumidas por los ministerios equivalentes.
También anunció la disolución del parlamento catalán y la convocatoria de elecciones para el próximo 21 de diciembre.
“Creemos que es urgente devolver la voz a los ciudadanos catalanes, a todos”, afirmó.

Fractura social.
Horas antes había obtenido el permiso del Senado para aplicar el artículo 155 de la Constitución, que le extiende poderes para intervenir la autonomía de una región con tal de preservar la unidad del país.
Los independentistas que dirigen Cataluña culminaron este viernes el largo pulso entre Madrid y Barcelona con la proclamación en el parlamento regional de una República, recibida con júbilo por miles de manifestantes en la capital catalana y otras partes de la región.
El pulso se inició en plena recesión económica en España, a partir de 2010, aunado con las históricas reivindicaciones de más autogobierno del nacionalismo catalán.
La cuestión independentista, sin embargo, causa profunda división en la sociedad.
Esta fractura apareció claramente en el hemiciclo del parlamento cuando gran parte de la oposición abandonó sus escaños para no participar en la declaración de la independencia.
“Constituimos la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social”, afirma la resolución aprobada con 70 votos a favor sobre 135 de la cámara. (NA).
Foto: La Nación.