Rancúl: discutieron por un perro y lo apuñaló

Un episodio violento ocurrió en un campo cercano a la localidad de Rancul, en el norte pampeano, cuando un hombre le mató el perro a otro y fue apuñalado. Por este motivo, el agresor fue condenado por la Justicia a tres años de prisión.
El juez de Control, Alejandro Gilardenghi condenó a Félix Olguín a la pena de tres años de cumplimiento efectivo tras herir con un arma blanca en el cuello a su rival.
Olguín, según fuentes judiciales, fue encontrado autor material y penalmente responsable del delito de lesiones gravísimas. La resolución del magistrado fue dictada a raíz de un acuerdo alcanzado entre la fiscala María Verónica Campo, el defensor oficial Carlos Alejandro Caram y el imputado: un empleado municipal y changarín de 41 años que aceptó ser culpable.

Pruebas.
Con las pruebas incorporadas al expediente, Gilardenghi dio por probado que Olguín “ingresó al predio rural La Barraca, ubicado a aproximadamente a 500 metros de Rancul, propiedad de la familia Alí, y allí sorprendió e hirió a Yusif Yasin Alí con un cuchillo en el cuello, en un brazo y en el antebrazo izquierdo”.
Agregó en el fallo que “cuando el damnificado intentó defenderse y arremetió contra el imputado con una varilla, éste le dio una puñalada en el tórax. Alí logró tomar ventaja con respecto a Olguín y comenzó a correr hacia la vivienda que se encuentra en el predio, mientras el imputado lo seguía y le gritaba ‘voy a terminar con vos, a mí no me importa nada, a mis hijos los tengo criados’”. En ese momento la víctima estaba cambiando los alambres de los boyeros.
El propio Olguín fue quien llamó a la policía y cuando llegaron los dos agentes a cercanías de unos galpones –no al lugar del hecho– lo vieron con sangre en su rostro, de acuerdo al parte de novedades. El acusado adujo que había tenido una pelea con la víctima y que “le tiré un puntazo”.

Por un perro muerto.
Una vez detenido, otros policías fueron hasta La Barraca y ahí un familiar de Alí les informó que un hermano de Yusif lo había trasladado en una camioneta hasta el hospital local. Luego fue derivado a una clínica de Realicó y posteriormente al hospital Centeno de General Pico, donde su vida llegó a correr peligro. Ese hermano, al declarar, expresó que el conflicto entre Yusif y Olguín se había originado porque un perro de éste último mataba los animales del primero, por lo que el damnificado mató al perro de un tiro.
Olguín, al dar su versión de lo ocurrido, confirmó que Alí le había matado a su perro el 28 de marzo, cuando el animal se metió en su predio y subrayó que, a partir de ese día, la víctima lo buscaba para pelearlo. En una ocasión, en un boliche, le dijo “salí para afuera, cagón”.
Acotó que antes de ese incidente no habían tenido problemas y que como él trabajaba a pocos metros del campo de los Alí, el día de la agresión lo vio y se acercó para preguntarle dónde había enterrado al perro. De acuerdo al relato de Olguín, la víctima se enojó y le tiró “dos varillazos”. Entonces él sacó el cuchillo que llevaba siempre en la cintura y Allí hizo lo propio, arrojándole puntazos. Olguín se defendió y así fue cómo lo hirió, acotando que no tuvo intenciones de matarlo.
Cuando el Ministerio Público Fiscal le informó a la víctima de la vía alternativa alcanzada para solucionar el conflicto, Alí no manifestó oposición y solo mostró su interés para que se dictara una sentencia condenatoria, sin importante de qué modo se llegaría a ella.
Foto: Archivo