Rancul: robaron, dos veces, a punta de cuchillo, y fueron condenados

Los jueces Mauricio Piombi y Fernando Rivarola, integrantes de la Sala B del Tribunal de Impugnación Penal, no hicieron lugar a un recurso de impugnación interpuesto por Rubén Alejandro Serrano y, de esta manera, le confirmaron la condena a cinco años de prisión por los delitos de robo agravado por el uso de arma y robo agravado por el uso de arma en grado de tentativa, ambos en concurso real. En esta causa también fue condenado Sergio Darío Sánchez a la misma pena y por los mismos hechos.

Dos robos.
Así, el TIP ratificó la sentencia condenatoria que dictara el juez de audiencia de General Pico, Marcelo Pagano, el 1 de agosto. Pagano, tras el juicio oral, había dado por probado que el 26 de febrero de este año, entre las 6 y las 6.15, Sánchez (cocinero, 30 años) y su sobrino Serrano (21, electricista y albañil) detuvieron un Fiat Siena, color gris, en la esquina de avenida Madre España y Rivadavia, en Rancul. Serrano descendió del vehículo “con el rostro tapado con una remera blanca y su torso desnudo, e interceptó” a una mujer, a quien, “esgrimiéndole un cuchillo a la altura del abdomen la amenazó diciéndole ‘dame el teléfono, dale, dale y la plata’”. Al constatar que ella no llevaba consigo objetos de valor, ambos se retiraron en el auto que era conducido por Sánchez.
Luego, a las 6.25, pararon en Quintana y San Martín, a dos cuadras de la esquina anterior, “y nuevamente Serrano descendió del vehículo con la cara tapada con su remera blanca y el torso desnudo”, y abordó a una pareja “apuntándole con un cuchillo al abdomen del hombre, exigiéndole que le entrega el celular y dinero y diciéndole ‘dame el teléfono y la plata’”. En esas circunstancias la mujer alcanzó a escapar. La víctima le entregó su teléfono que, a posteriori, fue secuestrado en el domicilio de los acusados.