Trabajadores cuestionan “acuerdo espurio” entre el gobierno, UPCN y ‘Momo’ Vanegas

Los trabajadores del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea) denunciaron a la conducción de UPCN por firmar un acuerdo “espurio” con el gobierno “entre gallos y medianoche”, en perjuicio de los empleados que fueron echados. Es en el marco de los más de 600 despidos en todo el país, que en La Pampa afectó a 18 trabajadores.
“La respuesta de los delegados de UPCN fue inadmisible. Nos dijeron ‘ustedes nunca existieron’ y no se puede reclamar nada. Hay 18 trabajadores que pasaron a estar despedidos en La Pampa”, comentó Ana Carmina Besga, encargada de fiscalizaciones del organismo nacional.
Agregó que el gremio firmó un acuerdo con el ex Renatre conforme el fallo de la Corte Suprema de Justicia donde se decreta la inconstitucionalidad de la ley de trabajadores rurales por la que se creó el Renatea. Besga explicó que en mayo de 2015, UPCN firmó un convenio que en artículo 19 prevé que en caso de disolución del organismo, los trabajadores podrían solicitar la reubicación o la indemnización, pero en abril pasado el sindicato acordó un nuevo “acuerdo espurio” con Nación por el que deja sin efecto la reubicación y solo permite la indemnización.
“El Renatre era un organismo no estatal y a la fiscalización la hacían empresas privadas porque se tercerizaba. En 2011, el Estado recuperó el poder de policía y en La Pampa cuando tomamos la gestión había solo un expediente de fiscalización de la gestión Renatre, y desde ahí las denuncias se incrementaron”, manifestó.
La abogada, además, señaló que el fallo de la Corte “vuelve todo atrás” y le entrega el control del trabajo rural al Renatre. Sin embargo, siguió, la Justicia “nada dice sobre la planta de empleados, y paradójicamente se le da la razón al “Momo” Venegas, uno de los gremialistas que acompañó a Mauricio Macri, a pocos días de haber ganado la presidencia”.
“Cuando inicia la gestión, Renatea tenía 40 millones y era un organismo deficitario, y ahora nos retiramos con más de mil millones de pesos, eso es lo que quiere Venegas, lo que está en juego es el dinero, la caja, que proviene del sector más pobre de los trabajadores rurales. Lo que está en juego es el dinero, y en el medio estamos los trabajadores, con nuestras familias”, completó Besga.