Renunció la directora del hospital de Doblas

La directora del Hospital Pedro Novick de Doblas, Viviana Mariela Olmedo, renunció el viernes y dijo que su decisión obedece a “priorizar” su salud deteriorada a causa situaciones derivadas de falencias en el sistema sanitario y a la persecución política que ejerció sobre su gestión el intendente Fabián Zabala. Todo ello, asegura, se “encuadrada en una situación de violencia laboral en un ambiente hostil”.
El jefe comunal tuvo dentro de sus columnas de campaña el mejoramiento de las prestaciones hospitalarias locales y siempre se mostró crítico con la conducción del establecimiento de salud. Pero todo se precipitó luego de que el jueves 1 de diciembre un joven sufrió un infarto y debió ser trasladado de urgencia a Santa Rosa sin acompañamiento médico porque las dos profesionales habían presentado sendas carpetas médicas y el nosocomio estaba acéfalo.
La extrema situación hizo que Zabala recibiera quejas directas de vecinos, según dijo en ese entonces a LA ARENA. “Familiares de la persona que se infartó me reclamaron muy fuerte y hoy una persona entró a mi oficina directamente, muy enojada, a protestar por este problema. Y la verdad es que tienen razón. La gente está cansada, tanto como yo, que no nos den las soluciones que hacen falta en materia de salud”, se quejó.
Además de la falta de médicos también están sin terminar obras previstas en el hospital. Por ello, ante esta coyuntura, Zabala intentó a principios de diciembre, obtener respuestas del Ministerio de Salud y alertó a las autoridades de la Secretaría de Asuntos Municipales sobre la situación. “Ahora espero poder comunicarme en forma directa con el gobernador (Carlos Verna) para imponerlo de nuestra realidad”, se esperanzó. “El ministro Ojuez no me atiende el teléfono, directamente”, tiró algo ofuscado y respondió que en el caso del subsecretario Abrego la respuesta recibida era que “estaban viendo de qué manera nos pueden solucionar la situación, nada en concreto”.