Renzi, Merkel y Hollande buscan una Europa más segura, próspera y unida

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Francois Hollande afirmaron hoy que “Europa no está terminada después de la Brexit” y adelantaron que buscarán “aumentar la coordinación de la defensa” para una UE “más segura”, impulsar las “inversiones de calidad” y dar “combatir la desocupación juvenil”.
Antes de celebrar una cumbre trilateral a bordo de un portaaviones anclado a unos 60 kilómetros de Nápoles, los líderes de los denominados “tres grandes de la UE” coincidieron ante la prensa en la “necesidad de aumentar la seguridad interna externa”, con más “cooperación entre los sistemas de defensa” para “garantizar una Europa segura”.
Con una fuerte defensa de la unidad continental, prometieron al mismo tiempo “mantener la libre circulación interna” dentro de los 27 países que forman el bloque y dar mayor impulso a medidas que den “oportunidades a nuestros jóvenes”.
La cumbre a tres bandas llega en momentos en que la UE afronta múltiples desafíos, desde los efectos aún vivos de la crisis financiera de 2009, la crisis de refugiados, la amenaza del islamismo radical y la extrema derecha, la integración de las grandes poblaciones inmigrantes musulmanas y, más recientemente, la decisión del Reino Unido de abandonar el bloque.
“Muchos pensaban que después del, Brexit Europa estaba terminada, pero no es así: aunque respetamos la elección del pueblo de Gran Bretaña, tenemos ganas de escribir el futuro”, aseguró Renzi antes de la reunión privada que mantuvieron los líderes en el portaaviones italiano Garibaldi, anclado a pocos kilómetros de la isla de Ventotene.
La elección del lugar para el encuentro estuvo rodeada de simbolismo, ya que en una cárcel de esta isla del Golfo de Gaeta, un grupo de políticos antifascistas opositores a Benito Mussolini, escribieron el “Manifiesto por una Europa libre y unida”, considerado la semilla ideológica de la posterior UE. (Télam)