Restituyen los restos de cuatro caciques mapuches-tehuelches que estaban en un museo

Los restos de cuatro caciques mapuches-tehuelches que integraban la colección del Museo de La Plata, fueron restituidos hoy a sus comunidades residentes en las localidades bonaerenses de Trenque Lauquen y Tapalqué.
Se trata de los cráneos del cacique Gherenal, quien fue asesinado en la Campaña del Desierto por el sargento Monteagudo en 1879; del machí “Indio Brujo”; de gran lonko Gervasio Chipitruz y del cona (guerrero) Manuel Guerra.
“Es un momento muy fuerte y muy importante para comunidades Mapuche-Tehuelche de Buenos Aires, quienes producto de sus largas luchas de resistencia, lograron esta restitución histórica” dijo a Télam el antropólogo especialista en restituciones, Fernando Pepe.
El especialista e integrante de Guías (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social) informó que esta ceremonia contó con la presencia del las cuatro comunidades de Buenos Aires, quienes lograron esta restitución histórica: el “lonco” Luis Pincén, de San Miguel; Victor Hugo Catriel, de Olavarria; Isabel Arraujo -representó al “lonco” (jefe) Lorenzo Pincén de Trenque Lauquen y la comunidad Mapuche-Tehuelche Callvu-Shotel, de La Plata.
El antropólogo especialista en restituciones relató que “los restos llegaron al museo por una donación de Estanislao Zeballos tras saquear sus tumbas, algo que estaba mal visto en esa época, no sólo por las comunidades originarias, obviamente, sino por la Iglesia Católica”
La ceremonia estuvo a cargo de la directora del Museo, Silvia Ametrano, quien tras los rituales procedió a realizar el acto de entrega de las urnas que contenían los restos a los representantes del pueblo mapuche-tehuelche, para trasladarlos a su tierra y así cerrar, definitivamente, el ciclo de sus vidas.
Pepe dijo que “aún quedan en el Museo de La Plata restos óseos de 10.000 personas, entre ellos 6.000 cráneos”, y que “se trabaja para su restitución”.

“Mezcla de sensaciones”.
Por su parte, Ametrano reconoció que “en estos momentos se mezcla lo personal con lo institucional”.
“La ceremonia ha sido muy sentida, da cuenta de lo que esta ocurriendo y eso nos hace sentir muy bien tanto en la faceta institucional como personal. El hecho de compartir los rituales y que nos permitan participar de ellos habla de la posibilidad de construir una sociedad pluricultural”, aseguró Armentano.
En tanto, el secretario de Derechos Humanos bonaerense, Santiago Cantón, valoró el trabajo de la Universidad Nacional de La Plata y de los profesionales del Museo de Ciencias Naturales: “es un paso muy importante, aun quedan muchos restos humanos en estudio que deben de respetarse, en ello la provincia de Buenos Aires tiene un fuerte compromiso”
El machi “Indio Brujo” era cuñado de “Baigorrita”, que respondía al cacique Mariano Rosas -nieto del cacique Yanquetruz-, Chiquitruz y Manuel Guerra eran caciques de la zona oeste de la ciudad de Azul, que supieron vivir en armonía con los criollos e incluso su caballería recibía paga y raciones del gobierno nacional, hasta que en la mal llamada Campaña del Desierto fueron tomados prisioneros y en el caso de Gherenal, asesinado.
Mapuches y representantes de otros pueblos originarios acompañaron, con cantos y rituales originarios la restitución de los cuatro cuerpos a su comunidad. (Télam)

Compartir