Robótica Educativa para despertar en los chicos el gusto por estudiar programación

Muchos de los 900 chicos que durante la Semana de la Computación aprenden a construir un robot y a replicar la experiencia en sus propias escuelas terminan eligiendo una opción que no estaba en sus planes: estudiar programación, aseguran los organizadores del encuentro del que cada año participan más de 400 escuelas invitados por la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA.
Darle instrucciones a un robot para que haga lo uno quiera que haga será el mayor desafío; para eso los chicos de tercero, cuarto y quinto año las escuelas que participan de la propuesta deberán poder bajar los planos, preparar la lista de componentes, y generar el código fuente que lo haga pensar, explicaron.
“Este año el stand ‘Robótica Educativa’ ofrece un diseño de robot abierto y un entorno de programación amigable para que los adolescentes puedan construirlo y programarlo con facilidad”, dijo a Télam Christian Cossio Mercado, docente del Departamento de Computación de la facultad.
El taller “muestra cómo es el entorno para la programación del robot, y desde dónde bajar los planos y los programas para poder replicar el proyecto en las escuelas -donde estos chicos cursan sus últimos años de secundaria- o en las casas”, informó el docente e investigador.
Este año, señaló Cossio Mercado, “contamos con miles de componentes para poder replicar los robots en las escuelas que quieran construirlos”.
Durante el taller de Robótica Educativa de la Semana de la Computación, que se extiende entre hoy y el jueves, los 300 alumnos que se anotan por día participan de una competencia.
“Quien logre hacer que el robot piense, haciéndolo salir del laberinto más rápido o dibujando una determinada figura, será el ganador de la competencia”, explicó Cossio Mercado.
La competencia consiste en poner en juego el código fuente que los chicos aprendieron a generar aplicando las instrucciones a un simulador, que actúa “tal como lo haría el robot, mostrando su desplazamiento a través de una traza de colores”, informó el docente.
“Esas instrucciones también se podrán aplicar al robot físico, cuando en base a los planos y la lista de componentes que les damos en este taller, los chicos puedan construir sus robots en las respectivas escuelas e incluso en las casas”, señaló el docente.
Después de una propuesta como ésta “y aunque parezca una exageración, en pocas horas muchos chicos que no tenían hasta el momento ni la más remota idea de lo que era la programación se irán pensando en esa opción entre las posibles carreras”.
Matías Barbeito, secretario de Extensión del Departamento de Computación, estimó que “contrario a lo que se cree, todo el que quiera puede aprender a programar, no es necesario ser un genio”.
“Vivimos rodeados de celulares, televisores, autos y heladeras. Necesitamos aprender a programar las computadoras”, dijo Barbeito, y destacó que otro de los objetivos de la Semana de la Computación es “mostrar todo lo que se puede hacer sabiendo programar”.
Algunas de las charlas de la actividad explicarán cómo se pueden utilizar técnicas de Big Data para entender cómo funciona el cerebro, qué son los drones inteligentes, cómo funciona Internet y por qué la programación está transformando el mundo, entre otros temas. (Télam)

Compartir