Rosatti juró como ministro en la Corte y reafirmó que los jueces deben pagar Ganancias

Horacio Rosatti juró como juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en una ceremonia celebrada en el Palacio de Tribunales y que encabezó el presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti.
Rosatti, santafesino, de 59 años, juró por “Dios y la Patria”, cinco minutos después de que, a las 11, comenzara el acto en la Sala de Audiencias ubicada en cuarto piso del Palacio de justicia.
“Totalmente”, contestó el flamante ministro de la Corte cuando, al término de la ceremonia, los periodistas le preguntaron si consideraba una “prioridad” a la lucha contra la corrupción. En tal sentido, Rosatti afirmó que “la justicia tiene una deuda” y que “debe recuperar la confianza de la sociedad”.
El juramento, al que asistieron entre otros la vicepresidente Gabriela Michetti, el ministro de Justicia Germán Garavano y la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, lo tomó el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, acompañado por los también jueces del tribunal Elena Highton y Juan Carlos Maqueda.
El acto, que tras el juramento de Rosatti se cerró con un prolongado aplauso de los asistentes, duró cinco minutos, pero los saludos se extendieron por el resto de la mañana en el cuarto piso de Talcahuano 550 de esta ciudad.
La designación de Rosatti se produjo a través del decreto 803/2016, firmado por el presidente Mauricio Macri y el ministro Garavano el 22 de junio último.
Con la asunción de Rosatti, la Corte tiene ahora cuatro miembros y se completará en agosto próximo, tras el receso judicial de invierno, para cuando está previsto el juramento del quinto integrante, Carlos Rosenkrantz.

Ganancias.
Rosatti recibido como abogado en la Universidad del Litoral, fue intendente de Santa Fe entre 1995 y 1999, procurador del Tesoro de la Nación y ministro de Justicia durante la gestión presidencial de Néstor Kirchner, puesto al que renunció en julio de 2005, en desacuerdo con los precios para la construcción de cárceles federales.
“No me arrepentí”, afirmó ante los periodistas con relación a esa decisión, porque explicó, “uno tiene que plantarse” y “valorizar el no”, ya que en esos casos “los precios no me cerraban”.
Rosatti es partidario de que los jueces paguen el impuesto a las Ganancias –en contra de lo que de manera unánime expresaron días atrás distintos estamentos del Poder Judicial- pero dijo que la aplicación del tributo debe ser “gradual” y “no afectar las remuneraciones”.
Rosatti se excusó de opinar sobre el aumento de las tarifas de servicios públicos porque “a corto plazo habrá una definición” por parte de la Corte y, como él ahora la integra, no quiso adelantar su voto.
El pliego de Rosatti, profesor universitario, doctorado en Ciencias Jurídicas y Sociales y Magíster en Evaluación de Impacto y Gestión Ambiental y autor de decenas de libros sobre derecho, fue aprobado hace dos semanas por amplia mayoría, 60 votos a favor y 10 en contra por el Senado de la Nación.

“En comisión”.
Las principales impugnaciones partieron de los legisladores kirchneristas, que le reprocharon haber aceptado la propuesta -luego retirada- que efectuó Macri a pocos días de asumir como presidente para que, junto a Rosenkrantz, integrara la Corte como juez “en comisión”. Otras observaciones de los legisladores tuvieron que ver con la cuestión vinculada al “cupo femenino” en la Corte, que en agosto, sobre cinco miembros, solo tendrá una mujer.
Rosatti relativizó la importancia de la cantidad de jueces que debería tener el máximo tribunal: “primero hay que ver qué tipo de Corte queremos y luego -subordinado a ese objetivos- el número de sus integrantes”, pero evitó extenderse sobre el punto porque “ese es un resorte legislativo” correspondiente a otro poder del Estado.

Compartir