Rusia dice tener al “padre de todas las bombas”

Tras el lanzamiento del jueves por parte de Estados Unidos de la bomba GBU-43, la mayor no nuclear del arsenal estadounidense y conocida como “la madre de todas las bombas”, los medios rusos respondieron que Moscú guarda en sus arsenales al “padre”, un proyectil cuatro veces más potente.
Si bien todo lo que rodea a este arma es información confidencial, militar y secreta, se sabe que se trata de una bomba termobárica, conocida en Rusia como Bomba Aérea de Vacío de Potencia Aumentada (AVBPM, por sus siglas en ruso), según publican los portales de noticias RT y Sputnik.
El “padre de todas las bombas” se encuentra en los arsenales de la Fuerza Aérea rusa, fue desarrollada a principios de los 2000 y probada con éxito en 2007.
En esa oportunidad, señala Sputnik citado por la agencia de noticias EFE, fue lanzada desde un bombardero estratégico Tu-160, y arrasó por completo un bloque de edificio de departamentos, con un poder destructivo nunca visto antes en una bomba no nuclear, informó la agencia de noticias EFE.
Se trata de una bomba de un peso más ligero que la GBU-43/B, pero con una potencia de explosión 4 veces mayor que el estadounidense, equivalente a 44 toneladas de TNT, debido al amplio empleo que hace de los últimos adelantos en nanotecnología.
Sin embargo, debido al carácter clasificado de este armamento, no se conoce ni el fabricante, ni la cantidad de bombas producidas.
“Los resultados de las pruebas del proyectil demuestran que su eficiencia y capacidad se asemeja a la de una cabeza nuclear. Al mismo tiempo -quiero hacer hincapié en esto-, no tiene ningún efecto contaminante para el medio ambiente, a diferencia de lo que ocurre con las armas atómicas”, señaló en 2007 el jefe de personal adjunto de las Fuerzas Armadas rusas, general Alexánder Rukshin.
La bomba está principalmente destinada a liquidar complejos de cuevas y túneles subterráneos utilizados como escondite por grupos yihadistas.
Para describir el poder destructivo de la bomba, Rushkin señaló que “todo ser vivo es literalmente vaporizado”.
Estados Unidos lanzó un bombardeo en la provincia oriental afgana de Nangarhar con un proyectil GBU-43, que acabó con una estratégica base del Estado Islámico (EI) y la vida de al menos 36 de sus miembros, según el Gobierno afgano.
El Estado Islámico, por su parte, negó este viernes que se registraran muertos o heridos en sus filas por dicho ataque.