Sabor y placer, los motores del consumo de dulces en argentinos 

Sabor y placer son los motores del consumo de dulces en los argentinos según revela una encuesta de preferencias de consumo realizada recientemente en nuestro país. Así el 92% de los argentinos que incorpora alimentos dulces diariamente a su alimentación lo hace porque es rico y el 82% de ellos porque le produce placer.
“Hay una omnipresencia de los elementos azucarados en la dieta de los argentinos que consumen azúcar porque para ellos es rica, natural, nutritiva y les brinda placer”, señaló José María Aulicino, codirector del equipo de investigación de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) que llevó adelante la encuesta.
El docente explicó que “son percepciones que están presentes en la mayoría y atraviesan a todos los grupos sociales, edades o sexos”.
La Carrera de Ciencia y Tecnología de los Alimentos perteneciente al Departamento de Desarrollo Productivo y Tecnológico de UNLa realizó una encuesta de preferencias de consumo de alientos con azúcar nuestro país.
Según esta investigación, el sabor dulce tiene el reinado en la preferencia de sabor de los argentinos tanto en el desayuno, como en la merienda y a la hora del postre.
A su vez, la medición permitió conocer que 6 de cada 10 argentinos considera que el azúcar es un alimento natural y un 68% que su aporte es indispensable para el desarrollo y funcionamiento del organismo y el cerebro.
Desde un punto de vista médico, la preferencia por lo dulce se explica por el hecho de que el cerebro humano se alimenta únicamente de glucosa, que es parte constitutiva del azúcar y es por eso que el sabor dulce activa neurotransmisores relacionados con el placer y ayuda a identificar fuentes de energía seguras y rápidas.

Exceso.
Por otra parte, “el 91% de los argentinos es consciente de que las enfermedades que pudieran devenir del consumo de azúcares responden al exceso en su ingesta, no al producto en sí, al que le otorgan cualidades positivas”, detalla Aulicino.
“La mayoría entiende que el azúcar debe estar presente en una dieta equilibrada”, dijo.
En la investigación se evidencia también la pasión de los argentinos por reunirse, agasajar y compartir alimentos como parte de la idiosincrasia.
“El consumo está asociado a la cultura de un país: el 90% de los entrevistados considera que siempre debe haber algo dulce para ofrecerle a las visitas y que debe haber azúcar en el hogar para ofrecer a invitados en caso de que quieran endulzar infusiones como té, café o mate”, sostuvo el director de la investigación.
Si bien la encuesta demostró que las mujeres son más “dulceras” en su consumo, también reveló que los varones, en comparación con ellas, tienen percepciones más positivas sobre los alimentos dulces y el azúcar.
Los más jóvenes de entre 18 y 30 años lideran la franja de los que aseguran que el azúcar es recomendable para aquéllos que hacen ejercicio físico o deportes. (NA)

Compartir