‘Saladitas’: las cámaras de comercio cargaron contra los intendentes

Las cámaras comerciales de la provincia apuntaron en conjunto contra las ferias itinerantes, tras realizarse algunas en distintos pueblos pampeanos. A través de un comunicado expresaron su oposición tras la apertura de una nueva a la vera de la ruta 102 en el ingreso a Metileo y días después de la polémica generada en Telén. La criticá fue directa a los intendentes.
“Las cámaras empresariales ven con profunda preocupación la desaprensiva actitud de algunos intendentes de la provincia que permiten la instalación de ferias itinerantes foráneas, llamadas comúnmente saladitas”, expresaron en un comunicado.
Firman el escrito la Cámara de Comercio y Afines de General Pico, la Cicar, el Centro de Comercio e Industria de Realicó, la Cámara de Comercio de Santa Rosa, la Cámara Inmobiliaria La Pampa, la Cámara de Comercio, Industria y Afines de Eduardo Castex, la Asociación Hotelera y Gastronómica de La Pampa, la Cámara de Turismo de La Pampa, la Cámara de Panaderos Pampeana y la delegación regional de La Pampa y Patagonia Norte de la CAME a través de su vicepresidente.
El malestar de los comerciantes pampeanos ya se venía manifestando durante la semana pasada con el anuncio de la llegada de la feria La Saladita a la localidad de Metileo. Sin embargo, ayer por la mañana ya no hubo dudas y las diferentes entidades acordaron emitir un comunicado en defensa de la actividad comercial de los trabajadores pampeanos.
El escrito aclara que los negocios “legalmente instalados” aportan al crecimiento de las localidades y además con el pago de las tasas y otros impuestos hacen un aporte real a los municipios y la provincia. Además, de ser una fuente para la generación de “empleos genuinos”.
En uno de sus párrafos más duros, el comunicado apunta a las autoridades comunales: “Evidentemente los intendentes y concejos deliberantes que permiten la instalación de estos emprendimientos, en nuestro criterio, sienten un inusitado desprecio hacia los comercios pampeanos y de su propia localidad a sabiendas de que esas ferias se llevan sus ganancias fuera de la provincia sin controlar la dudosa procedencia de los productos, la documentación de quienes trabajan allí, medidas de seguridad, y otros”. (General Pico / Agencia)

Compartir