San Sebastián: Ethan Hawke recibió el premio Donostia a la trayectoria

El célebre actor estadounidense Ethan Hawke, cuatro veces nominado al Oscar, recibió hoy el Premio Donostia a la trayectoria en el Festival de Cine de San Sebastián, donde presentó “Los siete magníficos”, una olvidable remake del western homónimo que John Sturges filmó en 1960, donde interpreta a un ex oficial confederado famoso por su puntería pero aterrorizado con la idea de una muerte próxima.
“Intento centrar toda mi vida en hacer un trabajo artístico con significado. Actuar, escribir, dirigir, pintar o cualquier tipo de arte que hiciera tiene una fuerza colectiva y forma parte de nuestra salud mental. Por eso, cada vez más me emociona la posibilidad de seguir trabajando como actor”, afirmó el intérprete.
El actor recibió el galardón, que premia su extensa carrera con más de 50 películas como intérprete, en una concurrida ceremonia que tuvo lugar en el Palacio Kursaal de San Sebastián, previamente a la proyección de esta nueva versión de “Los siete samuráis”, del japonés Akira Kurosawa, esta vez filmada por su compatriota Antoine Fuqua y coprotagonizada por Denzel Washington.
“Siempre sentís presión cuando abordás una nueva versión de una película anterior. Ya sabés que la gente te va a comparar con el pasado y es muy difícil competir con la relación que el público estableció con la película original. De todos modos, nosotros sabíamos que íbamos a hacer nuestra propia película y que el título era sólo una excusa o paraguas para poder filmarla”, admitió Hawke.
Efectivamente, esta remake de “Los siete magníficos” es absolutamente diferente al clásico firmado por Sturges -incluso se esconden en ella menciones y referencias a clásicos como “El Alamo”, de John Wayne, y “La patrulla salvaje”, de Sam Penkinpah- y le hace flaco honor a su nombre, debido la precariedad de su realización y a la proliferación de obviedades y lugares comunes sobre el género.
Hawke afirmó que la película “aborda el antiguo mito que sostiene que los débiles heredarán la Tierra, y hace mención a la lucha de unos pocos contra muchos. Habla de la codicia y la avaricia corporativa y la necesidad imperiosa de unirse entre todos para poder vencerla. Como si fueran samuráis, los protagonistas se sacrifican para servir a los demás”.
Estos nuevos “siete magníficos” son personas fuera de la ley, forajidos, ladrones, estafadores y pendencieros, que se unen para ayudar -arriesgando su vida, sin retribución alguna- a los habitantes de un pequeño pueblo asediado por el dueño de una mina de oro, un ser oscuro, cruel y ambicioso, que forma un ejército de mercenarios para apoderarse cruentamente de sus tierras.
“Estoy seguro que a Donald Trump le gustaría la película, aunque seguramente no entendería que su papel en esta historia sería el del malvado ni que en realidad la gente se uniría para pelear contra él”, afirmó Hawke en tono irónico, aludiendo sorpresivamente a la campaña presidencial que se encuentra en marcha en este momento en los Estados Unidos, y en la que el xenófobo Trump tiene chance de ganar.
En ese sentido, para el actor “una de las cosas maravillosas que hizo Fuqua es haber reunido a personajes de diferentes culturas (un indio apache, un ladrón mexicano, un líder negro, un chino experto en cuchillos y dos estadounidenses blancos), lo cual nos dio la oportunidad de hablar sobre cuestiones raciales que afectan a los Estados Unidos. Estoy orgulloso porque muestra que cada vez más a menudo podemos hacer cosas juntos”.
Por otra parte, esta nueva colaboración entre Hawke, Washington y Fuqua, un trío que había brillado con la recordada “Día de entrenamiento”, significó para el actor “una oportunidad de afinar un poco ese equilibrio tan necesario entre un arte popular, básicamente de entretenimiento, y otras películas mucho más artísticas y personales”.
“Muchos actores tenemos la teoría de hacer una película para los estudios y otra para nosotros mismos. El truco reside en cuánto amor y energía le imprimas a cada una de ellas. Creo que no podés tener una carrera como actor si no encontrás un equilibrio entre películas de estudio y otras más autorales e independientes”, explicó el protagonista de “Boyhood” y la trilogía de “Antes del amanecer”, “Antes del atardecer” y “Antes del anochecer”, todas ellas de Richard Linklater.
Nacido en 1970 en Austin, Texas, Hawke descartó que estén pensando con Linklater en hacer una nueva secuela de “Antes del amanecer” junto a Julie Delpy, porque “creo que ya cerramos un círculo con estos tres filmes simbióticos en los que, al igual que en ‘Boyhood’, el protagonista principal es el paso del tiempo”.
En relación a su trabajo como actor, Hawke sostuvo que sus referentes “son aquellos que lograron ser verdaderos consigo mismos. Hay que evitar que los grandes estudios te marquen y encasillen. Yo aprendo mucho de la curiosidad y la energía de los nuevos actores. Nunca quise ser un profesional, sólo quiero seguir abordando mi trabajo con amor”.
Por último, antes de ser despedido con un caluroso aplauso, el actor destacó que “América Latina está proporcionando uno de los momentos más emocionantes de la cinematografía mundial. Esto se debe a que es cada vez más accesible hacer cine y eso hace que aparezcan más películas interesantes y nuevos estilos”. (Télam)