Se entregó el empresario de “Mi estilo viviendas”

(General Acha) – El juez de Control de esta ciudad Héctor Freigedo dictó la prisión preventiva a Fernando Oscar Kaiser, a quien se le atribuye haber estafado a una decena de personas que firmaron un contrato para la construcción de viviendas de tipo alpinas, que nunca hizo. Habría ocasionado un perjuicio económico por casi 1,5 millones de pesos.
La determinación del magistrado fue adoptada durante la formalización desarrollada ayer antes del mediodía, en la sala de audiencias de la planta baja del edificio judicial de calle Don Bosco 665 de General Acha. En la oportunidad, el fiscal Juan Bautista Méndez puso en conocimiento al implicado, los hechos que se le atribuyen haber cometido, al igual que su correspondiente calificación legal.
En un principio las conductas que se le adjudican fueron encuadradas como estafa, en concurso real. En la audiencia el empresario fue asistido por el defensor particular Carlos Sabarots Abdala.

Detención.
Tras permanecer prófugo de la Justicia por varios días, Fernando Kaiser se presentó espontáneamente junto a su abogado ante la oficina única del Ministerio Público Fiscal, donde posteriormente se le tomó declaración en calidad de imputado.
La diligencia se cumplimentó una vez que el involucrado recibió el asesoramiento técnico legal de la defensa. A su término se hizo la audiencia de formalización, que finalizó con su detención, por lo que fue esposado y trasladado en un patrullero hasta la Alcaidía local, donde permanecerá alojado.
De manera simultánea Kaiser afronta otras denuncias penales en su contra, por los mismos hechos, pero con intervención de la Oficina Unica del Ministerio Público Fiscal con asiento en la capital pampeana. Por esa razón, la semana próxima tendrá que ser trasladado hacia esa ciudad, a los fines de prestar declaración en calidad de imputado.

Hechos.
Por el momento una decena de personas, la mayoría con residencia en esta localidad, denunciaron que firmaron contratos con Fernando Kaiser, para que su empresa denominada “Mi Estilo Viviendas”, la cual sería ficticia. La misma construiría casas alpinas en Guatraché, Ataliva Roca y General Acha. A modo de entrega inicial, recibió importantes sumas de dinero en efectivo, en algunos casos cheques y en otros hasta vehículos como forma de pago, pero el tiempo pasó y nunca las hizo.
El incumplimiento por parte de Kaiser, sumado a su falta de respuestas y evasivas efectuadas a los clientes, generó una catarata de denuncias que se hicieron públicas a través de las redes sociales. Las cuales, poco después derivaron en presentaciones penales contra el empresario achense. En la mayoría de los casos los acuerdos fueron firmados en distintas escribanías.
Acorralado por las numerosas investigaciones penales iniciadas en su contra, Kaiser empezó a enviar notas a sus clientes explicándoles que la fuerte devaluación y la constante suba del precio de los materiales hicieron que fuera imposible cumplir con los contratos. Por ese motivo les proponía arribar a un acuerdo, para tratar de empezar a ejecutar las diferentes viviendas.