¿Se hace el loco? José López baila desnudo ante las cámaras y llama a Alperovich

El detenido ex secretario de Obras Públicas de la gestión kirchnerista, José López, continuaba hoy, al cumplirse un mes de su detención, internado en el área de atención psiquiátrica del penal de Ezeiza, y llamando la atención por sus “gritos” y sus actitudes de “loco”, que siguen incluyendo bailes al desnudo ante las cámaras e invocaciones al ex gobernador de Tucumán, José Alperovich.
Así lo manifestaron a Télam fuentes de la investigación, quienes señalaron que López pasa de bailar desnudo ante las cámaras de seguridad, a llamar a los gritos al ex gobernador de Tucumán y actual senador nacional José Alperovich, que -dice- le había prometido ser candidato a gobernador de esa provincia, para, luego, hablar como si nada de esto hubiese sucedido.
Todo esto sucede día a día en el sector del penal de Ezeiza correspondiente al Programa Interministerial de Salud Mental Argentina (Prisma). 
Las fuentes incluso cuentan que cuando López fue llevado a declarar en ambulancia a los tribunales federales de Comodoro Py fue por “precaución”, porque él insistía en que se sentía mal, pero en realidad la evaluación que le habían hecho los médicos del Poder Judicial indicaba que podía ser trasladado normalmente.
“López de repente se pone a gritar, incluso el otro día llamaba a Alperovich para que vaya a verlo, y decía que le había prometido ser candidato a gobernador de Tucumán”, provincia de la que el ex funcionario es oriundo, aportaron las fuentes.
lopezinfografia
El Prisma, que es el área dedicada a los detenidos con problemas psiquiátricos y de adicciones del Hospital Penitenciario Central (HPC), es un lugar muy custodiado, con fuerte presencia de personal de seguridad y de cámaras, precisamente porque se trata de un sector que está más abierto que el resto de los módulos.
“El Prisma es un lugar donde los detenidos quieren estar: sus celdas son más grandes, los espacios comunes más abiertos, y está próximo a la entrada, con lo cual existe en muchos de ellos la fantasía de escaparse”, cuentan las fuentes. 
Luego de cada uno de estos ataques de gritos o de locura, López es sedado por los médicos del Prisma, y así pasa sus días, entre los gritos y las sedaciones, sin que realice ninguna otra actividad.
Hasta el momento la única persona que lo visita es su mujer, que fue a Ezeiza hace dos sábados, y, según cuentan, “se cruzó con la abogada (Fernanda Herrera), discutieron y la sacó” de la defensa de su marido.
El Prisma es normalmente un lugar de tránsito, en el que los detenidos son llevados cuando requieren compensación por problemas psiquiátricos, pero, en el caso de López, desde que llegó al penal de Ezeiza, permanece allí sin que los médicos puedan estar seguros que su estado es realmente el que se ve.
En la actualidad, el Prisma tiene 45 detenidos, con una capacidad de 60 en total, y un programa especial destinado a adicciones.
Incluso, los médicos evalúan si López requiere de un tratamiento para adicciones, ya que estas actitudes que tiene el detenido también podrían ser parte de su estado de abstinencia a las drogas.
Justamente, en ese lugar, en el área de Prisma, se encuentra detenido Jorge Chueco, el que fuera abogado del empresario Lázaro Báez, también detenido en Ezeiza en un pabellón de baja peligrosidad, pese a que su defensa intentó en un principio que pasara allí sus días aludiendo a problemas de diabetes y alta presión arterial, aunque sin éxito.
En el HPC actualmente está alojado Martín Ríos, el denominado “Tirador Serial de Belgrano” quien fue juzgado por el asesinato de Alfredo Marcenac y varias tentativas de homicidio, cometidas en cuatro ataques entre 2005 y 2006.
Además, también está alojado el cantante de Callejeros, Patricio Santos Fontanet, condenado por la tragedia de Cromañón, así como otro de los integrantes del grupo, el bajista Christian Torrejón.
Otro de los pacientes del HPC son Lucas Azcona, quien está detenido por el crimen de la estudiante universitaria chilena Nicole Sessarego Borquez, quien fue hallada asesinada a las 7 del 15 de julio del 2014 en el hall principal del edificio de Don Bosco 4109, de Almagro.
El HPC, que fue el que reemplazó a la vieja Unidad 20 del Hospital Borda, luego de haberse incendiado hace algunos años, es considerado el mejor hospital federal y nacional dentro del Servicio Penitenciario.
Allí, los detenidos también están en celdas, sólo que éstas son más grandes que las que habitualmente existen en el penal, ya que tienen baño con ducha, y cama como la de los hospitales, conectadas con sueros, oxígeno y otro tipo de aparatos de monitoreo que permiten el seguimiento de los pacientes durante las 24 horas.
López está procesado y bajo prisión preventiva por presunto enriquecimiento ilícito, dictado por el juez federal Daniel Rafecas, luego de ser detenido cuando intentaba ocultar bolsos con 9 millones de dólares y otros objetos de valor en el predio de un monasterio en la localidad bonaerense de General Rodríguez, hace exactamente un mes, en la madrugada del 14 de junio.
Piden indagatorias.
La fiscalía que investiga al detenido ex secretario de Obras Públicas, José López, pidió hoy que se cite como acusados a una monja del convento de General Rodríguez donde el ex funcionario kirchnerista intentó esconder casi 9 millones de dólares y a un contador y un empresario vinculados a la obra pública, hecho por el cual mañana están citados a declarar los policías bonaerenses que detuvieron al ex funcionario.
Además, en su dictamen, el fiscal federal Federico Delgado, concluyó que López se enriqueció ilícitamente a raíz de delitos cometidos con la adjudicación de obra pública bajo control del área a su cargo e incluyó en sus pedidos de indagatorias a la esposa del ya procesado ex funcionario, Maria Amalia Díaz según el texto al que accedió Télam.
Ahora, el juez de la causa, Daniel Rafecas, deberá resolver si ordena lo pedido por Delgado aunque antes el juzgado requirió a la fiscalía el envío de toda la prueba, los documentos y el video completo en que basó su dictamen, explicaron a Télam fuentes del caso.
_web religiosalopez
Es que, al formular las nuevas imputaciones y reclamar las indagatorias, el fiscal sostuvo su argumentación con lo visto en el video que trascendió ayer a través del canal Telefé, en el que se ve a López acercando los bolsos con el dinero y un arma, y a religiosas ayudándolo desde adentro del monasterio, entre otras pruebas.
Los otros actores de esas imágenes, los policías bonaerenses que concretaron la detención del ex funcionario, y que fueron ascendidos en premio por rechazar el soborno que habría intentado darles el detenido, fueron citados por Rafecas para mañana.
A esas imágenes se suma información relativa a 34 llamados hechos por López y su esposa en las 14 horas previas al episodio del dinero, ocurrido en la madrugada del 14 de junio pasado.
También aludió a documentación sobre los vínculos del ex funcionario con el contador Andrés Galera y el constructor Eduardo Gutiérrez, y, al pedir sus indagatorias, sostuvo que ambos habrían actuado como cómplices del enriquecimiento ilícito de López, delito que prevé hasta seis años de prisión.
En tanto una de las monjas que colaboraron esa madrugada con el ex secretario de Obras Públicas, Celia Aparicio -la “hermana Inés”- fue acusada por Delgado de ayudar a López en tanto la encargada del convento, Alba Día de España Martínez Fernández – conocida como la “madre Alba”- también quedó vinculada pero se pidió que sea sometida a estudios médicos por su avanzada edad para determinar si puede enfrentar una causa penal.
Las monjas “fueron quienes colaboraron con López para ocultar los rastros del delito”, concluyó el fiscal y les imputó encubrimiento, un delito para el que el Código Penal estipula una pena de hasta tres años de cárcel.
“No se limitaron a monitorear la llegada de López al convento, también lo recibieron y ayudaron a ingresar el dinero a la casa. Se manejaron con mucha tranquilidad teniendo en cuenta que a centímetros de la puerta había un fusil apoyado en el piso de la galería”, remarcó.
El dictamen fiscal fue más allá del día en que López escondió el dinero en el convento y apuntó al origen de ese dinero que, sostuvo, podría estar relacionado con ilícitos en la adjudicación de obra pública durante los gobiernos kirchneristas.
“Confluyen dos personajes clave que han acrecentado su fortuna por sus lazos estrechos con el Ministerio de Planificación Federal y la Secretaría de Obras Públicas: Andrés Enrique Galera y Eduardo Ramón Gutiérrez, quienes junto a López conformaron un verdadero triángulo en el cual se confunden sus patrimonios”, acusó el fiscal Delgado.
En base a documentos hallados en una lujosa casa en la zona de dique Luján en Tigre donde vivían López y su esposa, el fiscal concluyó que el real dueño de esa propiedad es el detenido ex funcionario, quien simulaba alquilarla a Gutiérrez.
A su vez este último habría comprado el terreno a Galera en el 2010.
“Eduardo Ramón Gutiérrez, es dueño del Grupo Farallón, empresa que intervino en la construcción de viviendas del Plan Pro.Cre.Ar. en Tigre y San Nicolás y en la pavimentación de la ruta provincial 41, proyectos que estuvieron bajo la órbita de López”, advirtió.
“Todo confluye en López: López no se enriqueció por casualidad, sino por el ejercicio de la función pública”, concluyó Delgado.
En cuanto a la esposa de López, María Amalia Díaz, el fiscal afirmó que se comunicó desde un teléfono de uso personal registrado a nombre de su marido varias veces con la “Madre Alba” en el monasterio “Nuestra Señora de Fátima” en “pleno raíd” de su esposo “con miras a ocultar los millones de dólares que tenía”.
“Realizado un relevamiento del tráfico de llamadas entre esas líneas, se detectaron veintidós (22) conversaciones entre López y Díaz, entre el mediodía del 13 de junio y la madrugada del 14 de junio de 2016”, detalla el dictamen al que tuvo acceso Télam.
El último llamado fue a las 3.15 de la madrugada, cuando el ex funcionario ya estaba en el monasterio de General Rodríguez con el dinero.
“Hubo un contacto fluido –tanto personal como telefónico– entre ambos las horas previas a la detención de López y también cuando éste ocultó el dinero. Esto quiere decir que Díaz estaba al tanto que su marido intentaría borrar pruebas de su enriquecimiento espurio”, concluyó el fiscal, exactamente el día en el que se cumple un mes de la detención de López. (Télam)

Compartir