Se multiplican las presiones al gobierno británico para que defina el Brexit

Las presiones al gobierno británico para que precise sus intenciones y su estrategia ante el Brexit se multiplicaban este lunes desde la cumbre del G20 y Bruselas, ante la falta de concreción sobre el proceso a seguir para abandonar la Unión Europea (UE), más de dos meses después del referéndum.
En Hangzhou, en China, el optimismo que trataba de transmitir la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, sobre las grandes posibilidades abiertas por el Brexit chocó con una acogida tibia por parte de sus socios; mientras que en Londres, su ministro encargado de materializar la salida de Reino Unido de la UE fue abucheado por la oposición en el Parlamento.
May había reconocido el domingo en la BBC que a la economía británica le esperaban “momentos difíciles”: en la cumbre del G20 recibió un anticipo de los obstáculos a los que se enfrentará.
El presidente estadounidense Barack Obama ha pospuesto la firma de un acuerdo con Reino Unido en materia económica hasta el fin de las discusiones sobre el tratado transatlántico de libre comercio con la UE (TTIP) y Japón advirtió de que sus empresas podrían abandonar el territorio británico en caso de cambios drásticos, urgiendo a Londres a presentar cuanto antes “un cuadro completo del proceso del Brexit”.
Aunque la jefa de gobierno británica, que quiere hacer de su país un “líder mundial del libre comercio”, anticipó el lunes una serie de posibles acuerdos comerciales, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya había advertido la víspera que, mientras su país forme parte de la UE, no tiene derecho a negociar ese tipo de acuerdos. (AFP)

Compartir