Se perdió hace 15 años

Esta historia comienza en el mes de mayo, en General Roca, Río Negro. El periodista Luis Leiva descubre que en la zona cercana al aeropuerto se instaló desde hace unos días un hombre misterioso que vive a la intemperie, debajo de nylons y que además no habla nada de castellano. Leiva escribe sobre ese personaje que se hace llamar José Mustafá Cordeiro y lo bautiza como “El Brasilero Errante”. Para poder conversar, el periodista se vale de una traductora.
“No habla español y ha sobrevivido con la ayuda de los vecinos de General Roca. Un nylon y una frazada envuelta en barro lo ayudan a resguardarse de la lluvia y el frío. Lo único que nos dejó fue una canción en forma de agradecimiento”, así comenzaba la historia publicada en ANRoca.com.ar.
Misteriosamente, el 5 de agosto pasado, el brasilero abandonó las bardas del valle con rumbo desconocido. Por cosas del destino, ayer apareció por Facebook, Graziele Sanches, una muchacha que dijo ser la sobrina del brasilero que en realidad no se llama Mustafá sino Sebastián Ernesto Rodrígues: el hombre se esfumó del país hace 15 años y su familia lo buscaba intensamente.
Cuatro artículos escribió Leiva después de haber presentado al Brasilero Errante. Ayer, luego de no saber nada del hombre durante semanas, llamó a este diario porque, supuestamente, el hombre había emprendido viaje hacia La Pampa. Finalmente, un cronista de LA ARENA lo encontró en el Puesto Caminero de Jacinto Arauz cuando hacía dedo con destino a la ciudad portuaria de Bahía Blanca. Ahora Rodrígues está en Santa Rosa, adonde será asistido en al Area de Salud Mental del Lucio Molas.

La búsqueda.
“Estoy necesitando la ayuda de todos ustedes, mi familia y yo estamos viviendo un dilema hace algún tiempo. Voy a explicarles: yo tengo un tío, hermano de mi madre, que está desaparecido. Hace 15 Años no recibíamos noticias de él. Hace un poco más de 20 años tuvo algunos brotes psicóticos y luego en una circunstancia desapareció. Mi abuela, hoy con casi 87 años, siempre lo buscó, junto a mis tíos y de la su familia, como dije, habíamos perdido la esperanza de que lo encuentra. Hace más o menos cinco meses una brasileña que vive en la Argentina, en la provincia de Río Negro, en General Roca, caminaba por la calle y se lo encontró con un andador y con algunos amigos deciden el brindarle ayuda (aún existen personas de bien) y comienzan a hablar con él. Ella se da cuenta de que él no reconoce el idioma, español, y él empieza a hablar en portugués. Dios la envió allí en ese lugar por que ella habló con él en portugués y grabó un video donde él decía la ciudad que nació, y se acordaba de su dirección antigua. Mi tío sufre de esquizofrenia y está muy débil físicamente. Fueron años sin tener ninguna noticia”, posteó, desde Nueva Friburgo (Brasil) Graziele Sánches, sobrina del brasilero errante luego de ver el video en el que aparecía su tío.

Consulado.
“No logramos con éxito ninguna ayuda del gobierno. Ya hicimos contacto con el Itamaraty (Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil) y el Consulado, sin éxito. Pero necesito de contenido para hacer ruido en las redes sociales y cumplir el deseo de mi abuela que está cerca de reencontrar a su hijo, que con el corazón de madre pasa noches en vilo. (…) Cuando come, ella sufre por saber que su hijo come basura, al dormir, por saber que su hijo está afuera. No puedo dejar que este ser humano muera y nadie tome medidas, vamos a unirnos y ayudar”, agregó la sobrina en su posteo desesperado.
“Tenemos la información de que él está en Santa Rosa, en La Pampa, y tememos que lo pierdan de vista porque allí no tenemos contacto de nadie que nos puede ayudar a tener información de él. Como vagabundo puede ir caminando hasta que lo pierdan realmente de nuevo y tendremos que volver de nuevo desde cero. Mis amigos cuento con ustedes. Su nombre es Sebastián Ernesto Rodrígues”, concluyó.
Ayer al cierre de esta edición, tras recibir la noticia de que su tío fue encontrado, Graziele habló con un periodista de esta redacción y dijo que el “Consulado ya estaba al tanto del tema” y agradeció a LA ARENA por la contribución.