Se salvó por la ventana

(General Pico) – El joven Francisco Simonetto, oriundo de la provincia de Buenos Aires y estudiante de la Facultad de Ciencias Veterinarias en esta ciudad, salvó su vida ayer al salir por una ventana del primer piso cuando un incendio se desató en la vivienda que alquilaba en el barrio Ferro. El universitario no sufrió heridas y en la mañana estaba entre los restos del incendio observando las pérdidas totales.
El incendio se originó en horas de la madrugada en calle 302 bis entre 305 y 307 en una de las casas ubicada a mitad de cuadra. Fueron los vecinos los primeros en convocar al Cecom y a los Bomberos Voluntarios. Mientras Simonetto se despertó y al observar que la planta baja estaba en llamas logró salir por una de las ventanas y bajar desde la planta alta hasta estar seguro en la calle.
El cuartel local recibió el llamado de alerta a las 3.25 y ante la gravedad del hecho se destinaron tres dotaciones para poder abordar el siniestro. Con 12 bomberos en el lugar se combatieron las llamas en una vivienda con revestimientos de madera que rápidamente era consumido por el fuego. El peligro también se determinó para las casas vecinas, incluso la que se encuentra del lado derecho de la propiedad terminó con algunos daños por la radiación del calor.

Desperfecto eléctrico.
“Trabajamos hasta las seis de la mañana en el lugar”, indicó el jefe del cuartel Ariel Farías. En el lugar se trabajó para apagar el fuego, enfriar la superficie y asegurar que no había ningún peligro. Junto con las unidades de bomberos se requirió la colaboración de dos camiones hidrantes del municipio.
Solo una vecina requirió asistencia médica, por inhalación de humo, pero no hubo lesionados graves. El Servicio de Emergencias Médicas (SEM) estuvo presente.
Después de las 10 de la mañana la presencia de los peritos de Santa Rosa confirmó el origen del fuego en la planta baja producto de un desperfecto eléctrico.
En la casa, entre los restos carbonizados, se pudo observar ayer al joven estudiante y a su hermano buscando algún elemento personal que se hubiera salvado de las llamas. Simonetto se veía muy consternado e incluso al hablar con el propietario de la casa comenzó a llorar. El dueño de la vivienda indicó que el inmueble estaba asegurado y esperaba reconstruirlo.
Desde la Facultad de Ciencias Veterinarias indicaron que estaban al tanto de lo sucedido y aseguraron que iban a comunicarse con el alumno para ayudarlo en lo que necesite.
??

??