Sergio Gonal: “Videomatch fue una bisagra para mí”

EL HUMORISTA SERGIO GONAL PRESENTA "ESTO ME HACE ACORDAR"

Sergio Gonal habló con LA ARENA para anticipar su presencia de hoy en el Teatro Español, y repasó su carrera, su vida, la experiencia Videomatch y su reciente declaración sobre la relación con su hijo Lucas.
El humorista Sergio Gonal ya está en La Pampa y ayer presentó su espectáculo “Esto me hace acordar” en la localidad de Realicó. Hoy a las 21.30 horas hará lo mismo en el Teatro Español de Santa Rosa y mañana a las 21 en Espacio Médano de General Pico.
El creador de personajes como el Payaso Muralito, Sergio El Lobizón del Oeste, y Sergio, el diariero; visitó la redacción de LA ARENA y brindó una cálida entrevista en la que habló de su espectáculo, su carrera, la evolución histórica del humor argentino y sus últimas declaraciones en las que dio a conocer la relación con su hijo Lucas, diagnosticado con Síndrome de Asperger hace 21 años.
“Esto me hace acordar”, comenzó hace dos años durante la temporada de verano en Mar del Plata, ciudad donde nació Gonal, y se llevó los premios Estrella de Mar como Mejor Espectáculo de Humor y como Mejor Labor Cómica. “Hablo de cuestiones que son identificables para todo el mundo, porque toma como partida la vida de hoy y me hace acordar de dónde vengo. Todo ese trayecto lo recorro con mucho humor, la gente se siente identificada y no tiene que ver con las edades, porque también hablo mucho del Facebook, del Tinder, de cómo se conocen ahora y cómo nos conocíamos nosotros”, explicó el actor.
“Me río con todo lo que hemos pasado, sobretodo los que hemos vivido esos cambios”, aseguró.

Las nuevas tecnologías.
Gonal contó en la entrevista que más allá de manejar algunas redes, no se considera “el más tecnológico”. “Soy un tipo de buen humor, me gusta divertirme y me gusta reírme. Me río con estas cuestiones que tienen que ver conmigo, que me muestran cierta torpeza propia. Si bien me gusta la tecnología, no soy el más tecnológico. Me aggiorno hasta donde puedo”, confesó.
Por otra parte, habló de las personas que bajo un nombre, que puede ser real o ficticio, comentan lo que se les ocurre en las redes. “Hay mucha locura en Twitter y entiendo que hay mucha gente mala también, que escriben cosas feas, pero trato de que no me perjudique eso.
Hay cierta malicia, cierta hostilidad. No sé ni para qué, pero siempre estuvo el que se divertía pateando tachos de basura a las 2 de la mañana”, comparó.
– ¿Qué tipo de humor te gusta?
– Yo crecí admirando por la picardía y por la impronta al Negro Olmedo. Después cuando estudié actuación me di cuenta de qué difícil era lo que hacía; ésta impronta que tenía… de la nada misma o con una tela negra detrás el tipo te hacía divertir con una cara, con un gesto.
Y en el relato yo admiraba mucho a Luis Landriscina. Hace poco estuve con don Luis y me saqué una foto y se lo dije personalmente. Esos dos eran mis referentes. Y hoy me río mucho con Yayo, con Pichu Straneo, con Campi, hay varios.
– Todos de la escuela de Videomatch.
– Es que de la nueva camada de humoristas, varios hemos salido de Videomatch. Fue una gran escuela para nosotros.
– También fue tu trampolín al éxito.
– Claro, yo hacía teatro en Mar del Plata, tenía mi programa de humor en radio y en cable, y a los 5 años de tener eso entré a Videomatch. Es como vos decís, un trampolín, una bisagra, de mucho crecimiento evolutivo. Era un lugar donde todos hacíamos todo, se armaban grandes equipos. Todos estábamos contentos de pertenecer a Videomatch y de estar al lado de Marcelo (Tinelli). Eso era lo que él irradiaba, nos daba una seguridad de decir “muchachos diviértanse que acá estoy yo palmeándoles la espalda”.
– Los personajes de Videomatch quedaron en la memoria de mucha gente.
– Quedaron muy marcados. Fue un programa que para una generación marcó un cambio muy grande. Yo vengo de otra época, de la época del Negro Olmedo, entonces fallece el Negro Olmedo y aparece Gasalla, y después Midachi y empezó a haber un cambio en esa evolución de humor. Marcelo fue como una línea divisoria, porque no presentó a tipos que eran profesionalmente conocidos, sino que se dedicó a recabar, inteligentemente, nuevos valores de todo el país. Entonces ahí entraron los cordobeses, entré yo de Mar del Plata, Pablo y Pachu de Rosario, Freddy de La Plata y esa fue la fórmula exacta para mostrar a la gente nuevos valores. Marcó toda una época y yo adoré haber estado en ese programa.

Un “mea culpa” como papá.
Esta semana Sergio Gonal fue noticia en muchísimos medios, luego de una entrevista que dio en un programa de cable, y en la cual habló sobre su hijo Lucas (27), diagnosticado con Síndrome de Asperger a los 6 años. Gonal siempre fue muy reservado con su vida privada pero viéndose en una nota donde otros invitados hablaron cuestiones personales, él también sintió hacerlo en ese momento. “Mientras ellos hablaban yo pensaba ‘yo no tengo nada para contar’… y cuando me tocó a mí, se ve que tomé como punto de partida lo que ellos habían contado y dije que si tenía que hacer un mea culpa, tenía que ser como papá”, expresó a LA ARENA. “Era un programa de cable y lo tomé como una charla íntima. No pensé que se iba a replicar por todos lados como explotó. Evidentemente fue un tema que muchos lo deben estar viviendo y muchos lo deben tener guardado. Ayer me enteré que fue tendencia en la búsqueda de Google el nombre del Síndrome de Asperger”, contó.
Sin embargo, Gonal decidió no hablar más del tema por más que recibió decenas de llamados de los medios nacionales. “Yo sigo siendo muy reservado, lo que hablé lo hablé en ese momento. Si sirvió para que a alguien le haga un clic en la cabeza y sienta que realmente no está haciendo todo lo que está a su alcance, está bueno. En un punto siento que hice todo, pero siempre sentís que es poco también, porque es tan grande el amor que uno siente por un hijo que la verdad que todo es poco, siempre es poco”.